El remplazante, a puertas cerradas

Cristian Racconto estuvo dos horas en la Casa de Gobierno, se instaló en el despacho de Celso Jaque, no se reunió con ningún ministro y sus colaboradores no supieron –o no quisieron– explicar qué hizo. Espera la llegada de 100 millones de pesos.
El remplazante natural de Celso Jaque estuvo dos horas en la Casa de Gobierno, no se juntó con ningún ministro y sólo se supo que participó en un acto en la Fuerza Aérea que no fue comunicado de manera oficial.

Cristian Racconto comenzó su primer día al frente de la Gobernación cerca de las 9. Llegó al edificio de Peltier en el auto oficial, ingresó por las escaleras -a pesar de estar dispuesto el ascensor oficial- al cuarto piso y escogió para trabajar el despacho del gobernador. La oficina rojo carmín que él mismo decoró -es arquitecto- cuando la relación con Celso Jaque era buena le sirvió al vicegobernador para permanecer al menos dos horas, aunque nadie supo responder qué hizo durante este tiempo.

La falta de información obedeció a que uno de los secretarios de Jaque fue designado para que le comunicara las actividades de agenda a Racconto, pero la difusión oficial está a cargo de Andrea Antonucci, su encargada de Prensa y Difusión en la Legislatura. La mujer no supo -o no quiso- responder qué hacía su jefe. Incluso hasta descargó su responsabilidad en el coordinador de Prensa de Jaque, Pablo Catania, quien comenzó ayer sus vacaciones.

Así, lo que Racconto hizo su primer día al frente de la Gobernación resultó una incógnita, a pesar de lo que él mismo comunicó a El Sol el domingo, cuando afirmó que convocaría a los jefes de todas las áreas para dialogar con cada uno de ellos. No tuvo contacto con ninguno.

El vice pasará así esta semana, porque el tramo más difícil llegará el lunes, cuando Alejandro Cazabán regrese de sus vacaciones. Según allegados al superministro de Jaque, el enfrentamiento no tiene retorno y es imposible un trabajo conjunto.

De esta manera, mientras Jaque descansa en playas caribeñas y su vice, Racconto, está al frente de la Provincia, en Hacienda están esperanzados en que el jueves, el directorio del Banco Central sesione de manera regular para que se destrabe el crédito puente del Banco Nación por 100 millones de pesos que le permitirá a la Provincia afrontar pagos atrasados.

Pablo  Frigolé, subsecretario de Financiamiento, es quien mantiene contacto diario con autoridades del Banco Central. El funcionario confía en que el viernes, la Provincia tendrá la autorización para el

desembolso, que podría llegar a las cuentas oficiales la primera semana de febrero. El apuro es porque entre mañana y pasado deben estar depositados los sueldos de los estatales y, si bien esos fondos ya estarían recaudados, siguen las demoras en el pago a proveedores.

Según trascendió, quien estuvo al frente de la negociación directa para que el Banco Central de la República Argentina aprobara el endeudamiento lo antes posible fue el propio gobernador. Por eso, en Hacienda no descartan que, de haber nuevas demoras en el análisis del directorio, deban pedirle al vicegobernador que viaje a Capital Federal para destrabar la gestión.

Comentá la nota