Remodelación del aeropuerto: preocupación de uno de los empresarios que no cobra

KBB SA es una de las empresas bahienses a las que la empresa que construyó el aeropuerto de Bahía Blanca le debe aproximadamente $60 mil por los trabajos realizados .
Miguel Schamber, representante de la firma, informó en Frente a Cano que hace 20 días venció el plazo para cobrar la colocación de un ascensor y que aún no recibieron el dinero.

"No tengo forma de contactarme con la gente que me contrató", manifestó. "Se trata de una empresa familiar que no puede aguantar mucho tiempo una deuda de este monto", admitió.

Además, comentó que KBB SA tenía previsto colocar dos ascensores y una escalera mecánica, pero en la primera etapa sólo se instaló un ascensor. "Hay serias dificultades para hacernos del dinero", afirmó. Reconoció que su preocupación va en aumento. "Especialmente porque desde hace varios días únicamente me puedo comunicar con un conmutador. No encuentro a nadie de los que hablaron conmigo para hacer los trabajos", agregó. Schamber manifestó que las primeras conversaciones sobre el proyecto, las mantuvo con "gente vinculada a Arecco Ingeniería según se presentaron y que finalmente el acuerdo para hacer el trabajo se logró con Corporación América SA". Vale la pena recordar que justamente, CASA y Arecco Ingeniería, son los responsables de la UTE que ganó la concesión de la terminal área de nuestra ciudad por el término de 25 años

A los oídos del empresario llegaron algunas versiones de que no se concretarían los trabajos de la segunda etapa, que en su caso consistían en instalar otro ascensor y la escalera mecánica, como queda dicho.

Ahora aguardará hasta la reunión del lunes, de la que participarán los empresarios damnificados convocados por la Corporación del Comercio y de la Industria, para definir los pasos a seguir.

"Estoy preocupado porque es una cifra importante para una pequeña empresa y nos afecta" , repitió.

¿Y los fondos de nación?

Mientras tanto, otro empresario bahiense, que prefirió el anonimato, relató a Frente a Cano que "no tuve problemas para cobrar. Ingeco me pagó todo lo que hice". No obstante reconoció que, cuando estaba a punto de comenzar la tarea para la terminación de las oficinas en la planta alta del edificio, le comunicaron que paraban el proyecto. "Me dijeron que por ahora quedará el esqueleto de las oficinas, porque desde el gobierno nacional les comunicaron que no hay más plata".

Comentá la nota