Remises municipales tendrán permiso para salir de sus zonas.

Después de varias idas y vueltas, cortar un puente y tocar bocinas y puertas, los remiseros cauceteros con licencias municipales pueden cantar victoria, pero a medias.
Esto es porque ayer consiguieron que desde el Gobierno provincial les aseguraran que en un mes más podrán comenzar, si cumplen con ciertos requisitos, a llevar pasajeros hacia afuera de Caucete y luego volver a llevarlos al departamento, como muchos hacen actualmente pero de forma ilegal. Sin embargo, el festejo es medido: les otorgarán 17 nuevas licencias con tal habilitación. Pero los choferes que la están reclamando son 40. El mismo panorama se vive en los demás departamentos con servicios municipales de remises. Para 25 de Mayo habrá 7 licencias contra 16 postulantes, y para Jáchal, 7 para 9.

Así lo aseguró ayer el secretario de Servicios de la provincia, Daniel Campos, al término de una reunión mantenida con el intendente de Caucete, Juan Elizondo, y un grupo de representantes de los remiseros. Técnicamente, lo que harán dentro de un mes, según explicó Campos, es reconvertir licencias: las de remises municipales se convertirán en taxis departamentales, de modo de que los choferes puedan salir del departamento con pasaje, pero sólo podrán traer de vuelta gente que sea de ese mismo distrito.

Pero eso será algo casi imposible de controlar por las autoridades, ya que Tránsito y Transporte sólo tiene 12 inspectores. Y todavía no se estudia que se pueda ampliar la planta de controladores.

En Caucete hay unos 40 remises con permisos otorgados por la comuna. Bajo esta licencia sólo pueden trabajar dentro del departamento y luchaban para poder llevar y traer gente a otros departamentos. El director de Tránsito y Transporte, Francisco Alenda, ratificó, como dice la ley, que "los remises municipales cauceteros no podrán trasladar gente fuera de su departamento" y que "el cupo de licencias provinciales para remises está completo". Pero ayer Campos les abrió la posibilidad, aunque como taxis.

El cálculo para determinar cuántos taxis departamentales puede haber en cada departamento es de 1 cada 3.000 habitantes. Es decir que Caucete únicamente podrá contar con 17 permisos, ya que tiene unos 50.000 habitantes, el resto de los choferes deberá trabajar en el ejido. 25 de Mayo con 20.000 habitantes y 16 remises municipales también tendría problemas si todos sus choferes quieren las licencias para taxis departamentales porque el cálculo deja trabajar sólo a 7. Asimismo Jáchal tendría problemas en el mismo caso porque cuenta con 21.000 y 9 remises, su cuenta deja únicamente a 7 habilitados.

La pregunta del millón es quiénes quedarán adentro y quiénes afuera. Al respecto, Campos dijo que considerarán si poseen seguro para movilidades que trasladen gente y el perfecto estado del auto. Además si poseen coches con varios años encima, deberán adquirir vehículos con los modelos que exige Tránsito provincial (ver aparte).

Con respecto a la adquisición de movilidades más recientes, Campos afirmó que "se estudia la posibilidad de darles un plazo de unos 6 meses para que, quienes lo necesiten, adquieran vehículos de modelos más actuales". La licencia de taxis departamentales son entregadas por la Dirección de Tránsito provincial y no por las comunas como las municipales.

Los remiseros que ayer desfilaron por los pasillos del Ministerio de Infraestructura, el jueves habían cortado el puente que une Caucete con 9 de Julio. Y ayer estaban por volver a hacerlo, pero tras el resultado de la reunión, desistieron.

Comentá la nota