Los remezones de la interna de la capital también repercutirán en la Legislatura

Avila no sería reelecta como vicepresidenta segunda, cargo que le asignarían a Montaldo.
El cimbronazo de la interna del peronismo capitalino llegará finalmente al Poder Legislativo. Encumbradas fuentes del oficialismo parlamentario coincidieron, ante la consulta de LA GACETA, que ya está prácticamente definida la composición de la futura mesa de autoridades, pero pidieron reserva de sus nombres por dos razones: los cambios, en principio, se darán sólo hacia fines de noviembre o principios de diciembre; y las modificaciones reflejan, a escala, los convulsivos movimientos que se dieron en la Municipalidad de San Miguel de Tucumán.

Según el artículo 19 del Reglamento Interno, el presidente subrogante y los dos vicepresidentes "durarán un año en sus funciones, o hasta la elección de sus reemplazantes, pudiendo ser reelectos". De modo que para la renovación no hay plazo perentorio legal pero sí político: el 10 de diciembre, Sergio Mansilla, actual titular subrogante, asume como senador nacional.

Hasta el momento, se da por descontado que Regino Amado, vicepresidente primero, subirá un peldaño y ocupará el lugar que dejará Mansilla. Y, con idéntica seguridad, los alperovichistas aseguran hoy que Beatriz Avila, esposa del diputado nacional Germán Alfaro, perderá la vicepresidencia segunda y abandonará la mesa de conducción del cuerpo. En cambio, ella mantendría la presidencia de la comisión de Salud.

Esta situación disparó una virtual carrera por las vicepresidencias. Las fuentes concuerdan en que es casi un hecho que la primera quedará en manos de Armando Cortalezzi, quien actual vicepresidente del bloque Tucumán Crece. Ya se baraja el nombre de quien lo sucederá como número dos de la bancada: el ex intendente de Bella Vista, Manuel Fernández.

En cuanto a la vicepresidencia segunda, dos mujeres aspiran a ese escaño. Una es Carolina Vargas Aignasse y la otra es Susana Montaldo. Por estas horas, el fiel de la balanza política tendería a inclinarse levemente en favor de la ex ministra de Educación. En el alperovichismo advierten que Vargas Aignasse, además de presidir la estratégica comisión de Legislación General acaba de ser electa como miembro del Consejo Asesor de la Magistratura, del que no se descarta que llegue a ser la vicepresidenta. En este contexto, y a fin de evitar "celos" políticos, especialmente de las otras legisladoras, el espacio que deje Avila podría recaer en Montaldo.

Con Alperovich y Amaya

Públicamente, prima la cautela y hay déficit de definiciones.

"Estamos dentro de un proyecto político y debemos apostar para que siga adelante. Alperovich y (el intendente Domingo) Amaya son fundamentales en este proceso y mientras no haya problemas entre ellos, debemos acomodar abajo, nos guste o no, las resoluciones que toma la cabeza del proyecto. Nos preocupa la situación en la Municipalidad, pero se está resolviendo", aseveró Mansilla.

El legislador le deseó suerte a quien lo sustituya en la Cámara y se comprometió a apoyarlo. "No tengo idea de si Avila va a seguir en el cargo que ocupa: lo deberán merituar los legisladores. El 25 de noviembre me darán el diploma de senador, a no ser que pase algo no previsto", manifestó.

A partir de ese día debería ser modificada la mesa de autoridades, según consideró Amado, quien aclaró que su llegada a la presidencia subrogante aún debe ser tomada por sus pares. "No es oportuno adelantarse en los tiempos, pero sería un orgullo y una gran responsabilidad (asumir ese cargo). Una continuidad en la gestión que vengo integrando", dijo.

Comentá la nota