Los remedios PRO para la salud mental

Los remedios PRO para la salud mental
El gobierno porteño pidió la renuncia de los directores del Moyano, del Tobar García y del Ameghino. La medida generó inquietud en trabajadores y profesionales, que se declararon en alerta. Diputados de la oposición piden informes.
El gobierno de Mauricio Macri resolvió remover de sus cargos a los directores de dos hospitales psiquiátricos y de uno de los principales centros de salud mental de la ciudad. Es la primera medida que adopta después de la asunción como director de Salud Mental del psiquiatra Gregorio Alcaín, un hombre que proviene del Hospital Moyano, donde fue nombrado por el cuestionado ex director de ese centro Néstor Marchant. Ayer, el ministro de Salud, Jorge Lemus, les pidió la renuncia a los directores del Moyano, Jorge Cafferata; del Tobar García, Roberto Yunes, y del Centro de Salud Mental Arturo Ameghino, Rubén Slipak. Diputados de la oposición asocian la medida con otro proyecto que el Ejecutivo envió recientemente a la Legislatura, para la construcción de un Centro Cívico en el barrio de Barracas, una iniciativa que el macrismo sueña con emplazar en los terrenos de los hospitales Borda y Moyano (ver aparte).

La remoción de Slipak como titular del Ameghino generó la primera reacción de los profesionales y trabajadores de la salud, que realizaron anoche un abrazo a ese centro, ubicado en la Avenida Córdoba y Agüero, y se declararon en estado de alerta.

La designación de Alcaín en la Dirección de Salud Mental había despertado cuestionamientos desde antes de su asunción. Había comenzado su carrera en el Moyano como médico clínico suplente en la guardia del hospital, en el año 1994, cuando tenía 43 años, y accedió a un cargo titular recién en 2005. Aunque él sostiene que lo obtuvo por concurso, existirían constancias de que en realidad "se presentó en un concurso para nombrar a tres médicos, pero quedó cuarto, con 39 puntos, y de todas maneras fue designado por Marchant, aunque el mínimo puntaje que se requiere para ingresar es de 50", dijo a este diario la diputada Alicia Bello, titular de la Comisión de Seguimiento de la Ley de Salud Mental.

Ayer, Alcaín, junto con el jefe de Gabinete de Salud, Néstor Pérez Baliño, citó a los directores mencionados para comunicarles la intención de reemplazarlos. "Es parte del reemplazo de los directores de hospitales que se inició el año pasado", dijo a Página/12 Pérez Baliño, recordando el proceso que se inició con el polémico desplazamiento del director del Argerich, Donato Spaccavento. "Se ha hecho una selección interna en cada hospital entre los profesionales que se presentaron y se decidió reemplazar a los directores del Moyano, el Ameghino y el Tobar García." En tanto, fueron confirmados los directores del Borda, Juan Garralda, y del Alvear, Víctor Dubrovsky.

Para la legisladora Gabriela Alegre (Diálogo por Buenos Aires) los desplazamientos de Slipak y Cafferata constituyen "un castigo a estos directores que apoyaron la implementación de la ley 448, de Salud Mental, y se manifestaron en contra del cierre de los hospitales psiquiátricos". "Es preocupante que un hombre de la escuela de Marchant, sin ningún antecedente, esté al frente del área: vamos a citar al ministro de Salud a la Legislatura para que dé explicaciones", dijo Alegre en alusión a Alcaín.

Alicia Bello, titular de la Comisión de Seguimiento de la Ley de Salud Mental, opinó que con la remoción de los directores "el gobierno de la ciudad termina de ratificar su intención de desarticular el sector de la salud mental a raíz de los proyectos inmobiliarios para los lugares donde hoy funcionan estos hospitales".

El nombramiento de Alcaín y la muy probable designación de Alberto Monchalbón al frente del Moyano (ver nota aparte) son vistos por los profesionales de la salud como un virtual regreso de Néstor Marchant, amo y señor del Moyano durante 22 años, desplazado de la dirección en diciembre de 2005, cuando el hospital fue intervenido en medio de denuncias por investigaciones ilegales sobre pacientes –promovidas por laboratorios medicinales–, abuso sexual y prostitución de internadas, entre otras anomalías.

"Es el Fino Palacios de la salud mental", ironizan los profesionales que lo cuestionan. Por lo pronto, no aparecen muchas referencias en Internet sobre Alcaín. La más llamativa es la que encontró la diputada Alegre: "Las declaraciones suyas que publicó el Wall Street Journal, en una nota sobre Cristina Kirchner, donde en su condición de psiquiatra dice que la Presidenta ‘tiene una personalidad frágil y se ve atrapada en una relación de dependencia con alguien de carácter más fuerte y dominante’", en alusión a su marido, el ex presidente Néstor Kirchner.

Comentá la nota