El remedio de los descuentos

El remedio de los descuentos
La promoción se aplicará sobre el precio que se abona en el mostrador, pero no se precisó cómo se va a compatibilizar con las bonificaciones que realizan obras sociales, prepagas e incluso la industria y las farmacias.
El Gobierno anunció ayer un acuerdo con las cámaras que agrupan a los laboratorios medicinales para rebajar un 30 por ciento el precio de 600 medicamentos. Son los que se utilizan para tratar las enfermedades más frecuentes. El Ministerio de Salud informó a través de un comunicado que el descuento se realizará sobre "el precio de venta actualmente abonado por el público", pero aún no se precisó cómo se va a compatibilizar con las bonificaciones que realizan las obras sociales y prepagas o incluso la industria y las farmacias a través de instrumentos como el "Vale salud". El convenio es en respuesta a la fuerte suba que registraron las principales marcas en lo que va del año y estará vigente hasta el 1º de julio de 2010. Durante el anuncio, Cristina Fernández informó también que el 29 de diciembre se abrirá la licitación para elaborar la vacuna contra la gripe A y adelantó que el objetivo es contar con ocho millones de dosis para el próximo invierno.

El listado de las especialidades que serán alcanzadas por el descuento incluye a las drogas ibuprofeno, amoxicilina, omeprazol, cefalexina, alprazolán, paracetamol y loratadina, entre otras. Ayer también trascendió que la promoción incluiría a la droga sildenafil, conocida como Viagra. La promesa oficial es que el listado completo estará a disposición de los usuarios y consumidores en los próximos días.

Todos estos medicamentos registraron fuertes subas en lo que va del año. La amoxicilina, por ejemplo, es recetada para tratar infecciones respiratorias bacterianas. La marca más vendida es Amoxidal del laboratorio Roemmers y la caja de 21 comprimidos de 500 miligramos aumentó de 23,57 a 27,33 pesos (15,9 por ciento). El Alprazolán es un ansiolítico muy consumido. La marca más popular es Alplax de Gador, laboratorio que ajustó el precio de su presentación de 30 comprimidos de un miligramo de 19,49 a 22,35 pesos (14,7 por ciento) en el mismo período. Otra de las opciones disponibles en el mercado para quienes requieren esa droga es Tranquinal, de Bagó, que subió de 19,4 a 22,7 pesos (17,1 por ciento).

El analgésico ibuprofeno, otra de las drogas incluidas en el listado del convenio, también subió por encima del promedio de precios de la economía. Actron, la marca más vendida, que elabora Bayer, incrementó de 29,22 a 33,9 pesos (16 por ciento) la caja de 20 cápsulas de 600 miligramos. Por último, se puede citar el enalapril, recetado para la hipertensión arterial. La marca Lotrial, de Roemmers, en su presentación de 60 comprimidos de 10 miligramos aumentó de 47,44 a 55,03 pesos (16 por ciento).

El Gobierno parece haber acusado el golpe que generaron estos aumentos en los consumidores y ayer tomó la iniciativa al firmar un nuevo convenio con las cuatro cámaras que agrupan a los laboratorios medicinales. Uno de los interrogantes es cómo se implementarán los descuentos del 30 por ciento. La promesa oficial es que no se van a aplicar sobre el precio de lista, que muy pocos consumidores pagan, sino sobre el importe efectivamente abonado en los mostradores una vez hechas las distintas bonificaciones vigentes. De lo contrario, el anuncio sería una entelequia, porque la gran mayoría tiene descuentos que superan el 30 por ciento del precio de lista, ya sea por estar afiliados a una obra social, ser clientes de una prepaga o simplemente por adherir a las promociones que impulsa la industria.

"El desafío ahora está en implementar el acuerdo y colocar toda la información a disposición de los usuarios y consumidores, para asegurar el resultado de esta verdadera política de Estado", aseguró ayer Cristina Fernández de Kirchner durante el anuncio. El problema es que uno de los encargados de cumplir con ese objetivo es el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, quien durante los últimos años se destacó por anunciar varias promociones que luego costó encontrar en el mercado. El otro desafío que se planteó ayer el oficialismo es llegar a producir un millón de dosis contra la gripe A en febrero y ocho millones antes del invierno.

Comentá la nota