Remarcan que la UNaF es partícipe de las problemáticas sociales y busca solucionarlas

Buscan concientizar a los vecinos y la mejorar de la realidad local
Un importante trabajo de prevención y promoción de la salud lleva a cabo la Universidad Nacional de Formosa, a través del Proyecto de Voluntariado denominado "Descacharrizando Juntos para Prevenir el Dengue y la Fiebre Amarilla", que tiene por objetivo la concientización de los vecinos y la mejora de la realidad local.

Justamente, el responsable de la iniciativa mencionada, el licenciado Paulino Mariano Gómez, docente de la casa de altos estudios local, explicó que "este proyecto ya está integrado entre nosotros porque hace diez años que hacemos promoción y prevención de la salud", señalando que "hablamos de un aprendizaje-servicio, pues todo lo que el alumno adquiere como conocimiento dentro del aula lo vuelca a la sociedad y así ayuda a mejorar la realidad de su propia comunidad".

Indicó que en el proyecto participan unos 45 jóvenes, siendo el primer paso del mismo un taller integrador, a través del cual se conocen los alumnos y los docentes, y luego se capacitan para desarrollar las experiencias sociales. "Es que la UNaF es partícipe de las problemáticas de la comunidad y busca la solución de las mismas, apoyando tanto a los proyectos como a los docentes que llevan a cabo este tipo de iniciativas", resaltó en tal sentido.

Sobre el accionar que se desarrolla contra la fiebre amarilla y el dengue, puntualizó: "Primeramente realizamos una previa encuesta domiciliaria para relevar datos –que nos indicarán qué es lo que la comunidad necesita saber con respecto de la descacharrización, la eliminación y reciclado de residuos, cuidado del medio ambiente, etcétera- y luego salimos casa por casa con los elementos teóricos y prácticos", precisó, informando que, tras un reciente viaje a El Colorado, ahora se está abarcando la zona peri-urbana de barrio capitalino Villa del Carmen y prosiguen las tareas con las comunidades aborígenes.

"Desde el Voluntariado Universitario apuntamos a educar a la comunidad, en forma articulada con las escuelas, así que primero preparamos a los docentes y alumnos de distintos grados –como cuarto, quinto y sexto- para que ellos valoren su espacio y participen descacharrizando el barrio e instruyendo a otros ciudadanos de su lugar", manifestó y valoró la naturaleza del proyecto, el cual tiene dos objetivos: por un lado, la intención pedagógica de mejorar la calidad de aprendizaje y, por el otro, el propósito solidario de recrear una respuesta participativa a una necesidad social.

Gran aceptación social

El licenciado Gómez, a su vez, marcó el apoyo que este proyecto tiene en la sociedad formoseña. "Es impresionante la aceptación que tiene la iniciativa en la comunidad. Los vecinos colaboran muchísimo con nosotros", comentó y detalló que si bien la evaluación de las acciones realizadas se debe efectuar cada cuatro o cinco meses "nosotros la hacemos todos los meses para contar con los resultados y seguir avanzando en el trabajo diario".

Para concluir, sostuvo que "este Voluntariado finalizará el 30 de noviembre venidero, pero está latente la otra convocatoria, la 2009, que todavía no salió", revelando que "hemos presentado otra iniciativa en continuidad de este mismo proyecto, que se llama ‘Experiencias Solidarias’, a través del cual el alumno trabajará con la comunidad desde diferentes puntos de vista, ayudando por ejemplo en cómo se mantiene el suelo y el aire y se abordarán temas como la prevención de la pediculosis y las enfermedades respiratorias, etcétera".

Comentá la nota