El Big Ben y el reloj electoral

Por Martín Dinatale

La que comienza hoy será una semana llena de relojes para la política. El Big Ben de Londres marcará el miércoles la llegada de Cristina Kirchner que participará de la cumbre de presidentes del G-20 con la intención de buscar una solución a la crisis mundial. Mientras tanto, en la Argentina las agujas empezarán a correr aceleradamente porque se vencen los plazos de presentación de listas y de alianzas electorales.

El jueves se cumplen 27 años de la guerra de Malvinas y la Presidenta estará en Londres con el premier británico Gordon Brown en el marco de la cumbre del G-20. Pero no se hablará de soberanía ni de nuevos reclamos de la Argentina por las islas. Al menos eso es lo que deslizan en la Cancillería. El gobierno argentino dio por cerrado el tema tras el encuentro que la Presidenta y Brown mantuvieron en Chile, donde el premier británico descartó de plano discutir la soberanía de las islas como lo exigió la jefa del Estado.

La alta política ocupará el tiempo de la presidenta argentina en la cumbre del G-20. La cumbre de líderes progresistas en Chile fue el preludio de este encuentro en Londres. Pero no se esperan resultados inmediatos ni fáciles para enfrentar la crisis económica mundial. Algo de esto adelantó la jefa del gobierno alemán Angela Merkel, quien compartió la idea de establecer un nuevo orden mundial aunque se mostró muy pesimista respecto a que en una cumbre de presidentes se resuelvan estos temas.

Las coincidencias que Cristina Kirchner pueda tener con varios líderes mundiales en materia de reformulación de organismos de crédito y desarrollo de bancos regionales poca injerencia podría tener en la cumbre del G-20. Es que allí es el Big Ben de las grandes potencias el que marca el tiempo y las resoluciones. La Argentina es casi un invitado fortuito a ese encuentro de los países más desarrollados del mundo si se tienen en cuenta las cifras de desarrollo económico: se trata de la Nación participante con menor PBI anual.

Pero en la Argentina hoy parece importar otro reloj para la dirigencia política. El de los tiempos electorales. Y esta semana que comienza se desata otra carrera contra reloj. Es que el 14 abril vence el plazo para el ordenamiento de padrones y el 9 de mayo el cierre de presentación de listas de candidaturas legislativas.

Habrá debate político-judicial en torno a la candidatura de Néstor Kirchner quien aun no está inscripto en el padrón bonaerense y ya le prepara el PJ una fiesta con bombos y platillos para anunciar su candidatura. En la Casa Rosada dicen que no hay apuro para el lanzamiento oficial de la candidatura de Néstor y que el tema judicial ya esta resuelto: el ex presidente tiene residencia en la quinta de Olivos desde hace más de seis años, aducen. El armado de listas dejará heridos y desplazados. No será tarea sencilla ni para la oposición ni para el oficialismo dejar a todos conformes.

La dirigencia del campo y el Gobierno se reúnen mañana luego del séptimo paro agropecuario. No se esperan grandes resultados de ese encuentro salvo que alguna de las partes esté dispuesta a patear el tablero, aunque no es ese el espíritu que impera en ambos sectores. No se hablará de retenciones y el campo no espera demasiado del gobierno. Pero será sin embargo el regreso al tan necesitado diálogo de las partes en el conflicto. Un conflicto sin fin donde el reloj en este caso aparece detenido y sin muestras de avance. Esta semana sonarán otros relojes, no precisamente, el reloj de los problemas de vida cotidiana

Comentá la nota