Relocalización de boliches de Alem: Cristina le pegó al HCD y habló de la "máquina de impedir"

En su visita a Mar del Plata, la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, arremetió este miércoles contra los concejales marplatenses que se oponen al traslado de los boliches de Alem a la Escollera Norte. "Un gobierno nacional, provincial o municipal necesita apoyo institucional para poder desarrollar sus gestiones y no máquinas de impedir y trabas", resaltó la mandataria.
En tal sentido, la Presidente dijo que "la última vez que vine a Mar del Plata hablamos de la necesidad de transferir una parte del espigón para que precisamente los vecinos de la calle Alem pudieran transferir todo lo que es la parte de confiterías, de baile, que son fantásticos y son una atracción turística muy importante de Mar del Plata, y hemos realizado todas las acciones ya del Gobierno nacional, firmado los convenios con la provincia, pero todavía no hemos logrado la aprobación por parte del Concejo Deliberante de la ciudad de Mar del Plata".

Mirándolo al intendente Pulti, Cristina puntualizó que "por esas cosas que después cuando uno las relata dicen que no son ciertas, porque la oposición cree que esto puede ser una ventaja para usted intendente, y no se da cuenta que en realidad la ventaja y el beneficio no es para usted sino para los marplatenses". En ese momento, al contador Pulti se le dibujó una sonrisa en la cara.

A reglón seguido, la Presidenta destacó que "estas son las cosas de las que hablamos cuando decimos por qué un gobierno nacional, provincial o municipal necesita apoyo institucional para poder desarrollar sus gestiones y no máquinas de impedir y trabas. Porque se desarrolló durante mucho tiempo en la Argentina una rara concepción de la actividad política que todavía, desgraciadamente, anida en algunos sectores, el pensar, el creer que la manera de llegar es que fracase el que ya está, en lugar de ser mejor que el que ya está y entonces poder ganar la voluntad popular".

"Yo que tengo muchos años de militante política, no solamente de estos últimos 25 años de democracia sino desde antes, comprobé que la teoría del tanto peor tanto mejor, que la teoría que del fracaso del anterior se va a gestionar un propio triunfo o victoria, es una teoría absolutamente equivocada pero que desgraciadamente los que pagan las consecuencias de esa teoría son las sociedades, son los pueblos", recalcó.

Por último, afirmó que "creo que todos, desde el que está en su barrio, desde el que está en un centro vecinal, en una cooperadora, siempre tienen que apostar al éxito del otro".

"Una sociedad no se nutre de éxitos individuales y aislados, la grandeza de una sociedad se construye con el triunfo colectivo, con el triunfo de una sociedad en conjunto, para que pueda avanzar armónicamente. Eso es en definitiva la clave del trabajo y del progreso", finalizó.

Comentá la nota