El relleno sanitario arroja buenos resultados en General Alvarado

El predio ubicado en barrio Santa Irene de Miramar cuenta con los avales ambientales del OPDS. Se realizan inspecciones bimestrales.
MIRAMAR: En esta época del año unas 70 toneladas de basura son depositadas en el predio de disposición, ubicado en el barrio Santa Irene a unos 8 kilómetros de Miramar. Allí en diferentes horarios llegan a descargar los camiones del servicio de recolección municipal, tras el recorrido habitual por toda la ciudad.

Vale señalar que a fines de 2008 comenzó la construcción del relleno sanitario a través de una técnica doble, primeramente natural -mediante una base de tosca o arcilla- y luego la capa artificial con una membrana de policloruro de vinilo (PVC) que cuenta con unos 800 micrones de espesor e impide la contaminación del suelo y sus diversas napas a partir de los líquidos lixiviados que desprenden los residuos.

En tanto, previo a la impermeabilización en las diferentes celdas, se colocan unos tubos que permiten la captación de los mencionados desperdicios acuosos. De acuerdo a una pendiente existente, se acumulan y mediante un sistema de bombeo se reinyectan en el relleno.

Actualmente los trabajos de disposición final de residuos están centrados en el segundo "depósito", ya que el primero de ellos fue completado y sellado tras las supervisiones realizadas por el Organismo de Desarrollo Sustentable de la provincia (OPDS), las cuales se repiten cada 2 meses.

"Ya llevamos ocupado el 40 por ciento de la capacidad total de esa celda, que tienen un tamaño de 80 x 40 metros y eso nos da un parámetro de un año de disposición. En realidad pueden construirse más grandes pero por la disponibilidad de maquinaria preferimos realizarlas en esa medida para mayor seguridad", indicó a LA CAPITAL la directora de Gestión Ambiental Municipal, Pilar Silva Ortiz.

Tras la recolección del servicio dependiente de la comuna y posterior viaje de rutina hasta el basural, el proceso continúa con la descarga en un playón; allí desempeñan su tarea diaria los recolectores informales que viven en ese lugar.

"No queríamos en ningún momento sacarle su fuente laboral, es así que nos reunimos y dejamos los puntos en claro en cuanto a las reglamentaciones que debían cumplir. Si bien es cierto que las condiciones de higiene les juegan en contra desarrollan su tarea de forma ordenada y cuando culminan, lo sobrante es volcado en las jaulas. Nos conviene porque al haber una mayor separación alarga la vida útil del predio", añadió la funcionaria comunal.

Es importante mencionar que el proyecto original cuenta con un total de 3 módulos, a su vez cada uno de ellos posee 4 celdas, lo que determinaría una duración de entre 10 y 12 años, siempre y cuando no se cristalice antes la concreción de la Planta de Tratamiento que viene siendo gestionada ante los distintos estamentos gubernamentales.

"Primeramente intentamos con unos subsidios que tenían posibilidades de salir desde nación o provincia pero finalmente no se concretó. A fines del año pasado volvimos a insistir, principalmente para obtener los fondos de la estructura edilicia porque mediante el programa bonaerense "Sin desperdicios", nos llegarían las maquinarias, pero eso no sucederá hasta que no consigamos el galpón", aclaró Silva Ortiz.

Aumento de residuos en verano

Desde marzo a diciembre se generan diariamente en Miramar unas cuantas toneladas de desperdicios sólidos urbanos, mientras que en verano aumenta lógicamente por el incremento de población y la mayor actividad comercial, especialmente gastronómica.

Por la zona céntrica es donde existe una mayor presencia de vehículos recolectores en diferentes horarios, aunque también hay una amplia cobertura en los diversos barrios periféricos.

"Cuesta mantener los camiones ya que si llegan a tener algún desperfecto mecánico que les impida circular, nos genera un grave problema de cobertura en el recorrido", dijo el director Servicios, Mariano Auriti primavera.

En otras localidades

Mar del Sud -otra de las localidades del Partido de General Alvarado- no cuenta con un terreno de disposición final y por ende el servicio se traslada diariamente para hacer la recolección domiciliaria, situación que merma de acuerdo a la densidad poblacional en otra época del año donde las pasadas son más espaciadas.

Por su parte, a principios del año pasado fue cerrado el basural de Comandante Nicanor Otamendi y tras inspecciones realizadas por el departamento de Bromatología municipal se hizo un control fitosanitario para evitar la proliferación de roedores. Es así que los residuos de esa localidad, también son depositados en Santa Irene.

Por último, Mechongué persiste con un terreno de disposición a cielo abierto. "De acuerdo a que la generación es casi mínima está bastante controlado. Lo cierto es que la ecuación costo-beneficio determina gastos mayores si trasladamos los camiones hasta allí para que traigan los residuos a Santa Irene, pero buscaremos seguramente una mejor opción en el futuro".

Causa judicial

Hace algunos años, un vecino inició una serie de querellas contra el municipio por supuestos daños ambientales.

La causa actualmente se encuentra con sentencia firme donde se dispuso la suspensión de actividades del predio anterior y la obligación de efectuar los estudios de impacto ambiental pertinentes para la disposición en el nuevo asentamiento.

Según fuentes consultadas por LA CAPITAL, "en la etapa de ejecución de sentencia (que tramita por ante el Juzgado Nº 14 en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Mar del Plata), se arribó a un acuerdo homologado con fecha 25 de setiembre de 2008".

El acuerdo se refiere al modo de cumplimiento del veredicto, donde participaron la Municipalidad de General Alvarado, como el actor, el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (Dirección de Residuos) y el Ministerio Público Fiscal.

Actualmente, no existen presentaciones ni objeciones de ningún tipo ya que el proceso de relleno sanitario se cumple legalmente. Además continúan los trabajos sobre el antiguo depósito a cielo abierto, para mitigar y minimizar los perjuicios que pudiera causar.

Comentá la nota