Relevamiento de recursos humanos: Ríos advirtió que el censo es obligatorio

La mandataria firmó un decreto que ratifica la obligatoriedad de la consulta. Y que el objetivo es "re empadronar, actualizar y sistematizar legajos". La iniciativa fue duramente cuestionada por los gremios ATE y SUTEF. Afirman que ya hay 2.000 censados.
Mediante la firma del decreto 2.225/08 la gobernadora Fabiana Ríos ratificó la obligatoriedad para los agentes de la Administración Pública de cumplir con el Censo de Capital Humano 2008.

Al respecto, desde el Gobierno destacaron que "a través de este relevamiento del recurso humano existente en la órbita del Poder Ejecutivo, se pretende re empadronar, actualizar y sistematizar los legajos de la totalidad de los agentes".

Cabe mencionar que la iniciativa fue rechazada por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y el Sindicato Unificado de los Trabajadores de la Educación Fueguina (SUTEF), ya que consideran que el relevamiento podría ser utilizado para otros fines, ya que parte de los datos no son relevantes para su objetivo. Por ejemplo, entre otros puntos se consulta si el empleado es afiliado o no a algún gremio, si es delegado sindical, si es propietario o inquilino de vivienda y los ingresos totales del grupo familiar, además de cuestionar el carácter de declaración jurada del mismo.

Por tal motivo, los sindicatos anunciaron la presentación de recursos de Habeas Data para no cumplimentar a fin de no relevar dichas informaciones.

Entre los considerandos del decreto se menciona que "al comenzar la gestión se advirtió de la objetiva falta de sistematización de los datos de la totalidad del personal de la Administración Pública Provincial, que posibilite conocer su número exacto; lugar o lugares de trabajo; tipo de función; situación de revista; condiciones laborales; capacitación y demás aspectos pertinentes".

Asimismo, sostiene que "tanto los servicios de las empresas Poliarquía y Vangent como la paga a los censistas - estudiantes de establecimientos terciarios públicos de la Provincia- es erogada totalmente por el Consejo Federal de Inversiones (CFI)".

Además, la normativa advierte que "todo el personal fue debidamente notificado de manera escrita de la existencia y desarrollo de este censo, en el dorso de su respectivo recibo de sueldo, cumpliendo así con los prescripto en el Art. 55 de la Ley Nº 141".

Finalmente, afirma que para cumplir con el propósito del Censo de Capital Humano "es condición fundamental que la totalidad del personal sea censado, procedimiento que revestirá carácter obligatoria".

Ya hay 2.000 censados

Marcelo Boaglio, jefe de Producción de la firma Vangent S.A., aseguró que el relevamiento de empleados se viene desarrollando con total normalidad desde la semana pasada, e informó que hasta el momento ya son 2.000 los agentes censados.

El empresario comentó también la decisión de dar prioridad al área de Educación "puesto que la diversidad de horarios de los docentes, convierten a este sector de la Administración en el más complicado" a la hora de realizar el relevamiento, indicando que luego "se continuará con los Ministerios de Economía y la Policía".

El representante de Vangent consideró la encuesta como "muy importante", enfatizando que "se pretende conocer con qué capital humano cuenta la provincia y que dicha información integre una base de datos rica que permita saber qué recursos existen, en caso de necesitarlos".

"Parte de la problemática existente es que hay vacantes que no se pueden cubrir" agregó, "y esto tal vez sucede no porque no se cuente con personas acordes, sino porque no se sabe que hay una persona que está capacitada para cumplir una función específica".

El formulario de la encuesta, que reviste el carácter de Declaración Jurada, se divide en una parte general y otra de opinión "que se puede contestar con total libertad y no tiene relación con la primera parte, porque también se contempla que hoy uno puede pensar una cosa y mañana cambia de opinión, y en ese sentido tuvimos mucho cuidado para dejar ambos aspectos por separado" aclaró Boaglio.

Los formularios serán escaneados y se reconocerán con un software, para facilitar una carga más rápida de la información.

"Cada persona completará su encuesta siempre y cuando tenga la capacidad, ya que en el caso de personas con discapacidad será el mismo censista quien lo ayude; así como a quienes no comprendan las consignas", explicó el empresario.

Comentá la nota