El PJ relativizó el acuerdo con la Casa Gris por el tema constitucional

El diálogo institucional signó la jornada política de ayer. Ni opositores ni oficialistas pudieron abstraerse de la repercusión de un gesto que a la opinión pública resultaría más extraordinario de lo que sus protagonistas advirtieran.
Los peronistas buscaron bajarle ayer el perfil al consentimiento dado a una exploración conjunta sobre la viabilidad de una enmienda a la Constitución. Dijeron priorizar urgencias sociales. A los socialistas el 15º aniversario de la reforma a la Carta Magna nacional, celebrada en Santa Fe, les resultó muy propicio.

Hermes Binner, opinó sobre el diálogo con el PJ y ejemplificó con la autonomía municipal: "Hoy está en la Constitución nacional y sin embargo es letra muerta en la realidad de nuestro país. Tenemos que incorporarla porque es una de las bases donde se fortalece la democracia. Es esa democracia de proximidad, donde el presidente de comuna o el intendente son personas visibles". Hablaba de reformar la Constitución santafesina.

El consejo ejecutivo del PJ, que ayer se reunió en Santa Fe, emitió un comunicado titulado: "La prioridad del peronismo son los temas sociales, el déficit de la provincia y la situación de los municipios y comunas". Así de afirmativo y contundente se buscó que fuera el texto que, en rigor, repitió declaraciones que tanto Ricardo Spinozzi como Jorge Fernández (presidente y vice, respectivamente, del partido) hicieran el jueves tras dos horas de reunión con el ministro de Gobierno, Antonio Bonfatti, y su segundo, Mario Drisun.

En la crónica de ese encuentro, LaCapital reprodujo declaraciones de Spinozzi: "A lo planteado por el gobierno, le agregamos temas que nos preocupan: la inseguridad, la pérdida de empleos, las finanzas de municipios y comunas. Muchos intendentes y jefes comunales entienden que son discriminados por el color político".

Ayer el comunicado partidario resultó sorprendentemente redundante al insistir en lo que Spinozzi y Fernández habían dicho el jueves. "Ratificamos la posición sostenida ante el ministro de Gobierno acerca de que son prioridad del PJ los temas que preocupan a los santafesinos: la pobreza, la exclusión, las cuestiones sociales y la inseguridad", remarcó.

También repite las declaraciones que ambos hicieron en relación a "la preocupación por el déficit de 509 millones de pesos que tiene la provincia", al que consideran un cuestión prioritaria antes que la reforma constitucional, con la que —dice el texto— "quizás el gobierno intentó desviar la atención hacia un debate que ni siquiera se llegó a plantear para ocultar deficiencias de gestión o falta de políticas claras en distintas áreas", en alusión, también, a la situación financiera de municipios y las herramientas necesarias para afrontarlas.

"Son tiempos difíciles y debemos colaborar para encontrar respuestas a una coyuntura compleja en lo social, económico y financiero", señalaron Spinozzi y Fernández en un comunicado que puso en segundo plano la reforma constitucional para evitar que se encrespen las aguas internas en el PJ.

Es que tanto Spinozzi como Fernández, uno reutemista y kirchnerista el otro, le habían marcado la cancha al consejo ejecutivo al revelar, el jueves, que integrarían una comisión de trabajo para analizar todos los temas, entre ellos los sociales y económicos, el presupuesto 2010, y también una enmienda constitucional; haciendo caer ipso facto con tal decisión (difícilmente inconsulta con sus respectivos referentes) la resolución que en el PJ prohibía hablar de reforma constitucional.

Ayer el consejo ejecutivo no pudo desautorizar a sus autoridades e hizo hincapié en la prioridad otorgada a una u otra cuestión aunque sin explicar que la agenda social tiene incidencia de factores ajenos, como es el caso de los fondos nacionales, la crisis internacional, el conflicto del campo o la sequía, que no se arreglan por un simple entendimiento entre oposición y oficialismo.

Mesura. Por tal razón Binner también mantuvo mesura en su entusiasmo. "Se ha abierto el diálogo, y esto es importante. Ahora depende de la voluntad de todos nosotros. Este es un diálogo que no tiene que ser sólo de los sectores políticos: debe llegar a la sociedad civil, a las Facultades, a los colegios profesionales, donde tienen que participar los privados", dijo.

No obstante, no se privó de evaluar la necesidad de "recuperar la idea de que la Constitución y las leyes son para respetarlas. Tenemos que trabajar en una sociedad con reglas claras, con salud clara en sus instituciones", y mostró tener respuesta elaborada para explicar la concesión de su administración en aras del acuerdo al aceptar el mantenimiento de la bicameralidad legislativa en una eventual enmienda constitucional.

"En el país hay provincias con unicameralidad y otras con bicameralidad. En ninguna de ellas se resolvieron los temas fundamentales que hacen a los derechos primarios del ciudadano, la educación, la alimentación, la salud, la vivienda, el trabajo. Entonces, si es uni o bicameral creo que es un hecho opinable. Lo que no es opinable es el derecho que tienen los habitantes de Santa Fe —que son testigos de una de las provincias agrícola ganadera más importante del país y que genera alimentos para exportar a todo el mundo— de no ver gente que no tenga qué comer. Es una cuestión ética y moral que tenemos que reflejarla en un marco constitucional y comprometernos todos a cumplir", dijo Binner casi en notoria sintonía con Spinozzi y Fernández.

Comentá la nota