Relanzaron un régimen para promover la inversión industrial

Se trata de beneficios en IVA y Ganancias hasta fin de 2010 por un total de $ 3600 millones
El Gobierno relanzó ayer la ley de promoción de inversiones con un cupo de licitación de 800 millones de pesos antes de fines de año, sobre un total de $ 3600 millones previstos hasta fines de 2010.

Los ministros de Economía, Amado Boudou, y de Industria, Débora Giorgi, precisaron en una conferencia los detalles de la convocatoria, que constituye el primer gesto concreto de apoyo fiscal a la industria, más allá de las licencias no automáticas en algunos sectores.

De la primera licitación, que vence el 21 de diciembre, 300 millones de pesos se destinarán a las pequeñas y medianas empresas (pymes) y 500 millones, a grandes empresas.

Boudou consideró que "en este momento de la economía es importante poner en marcha mecanismos de este tipo", ya que "esta herramienta encara políticas anticíclicas para fortalecer el empleo".

En un marco de caída fuerte de la inversión registrada en el país en el último año, Boudou sostuvo que "se ponen en funcionamiento los mecanismos para asignar esos cupos con mayor productividad y transparencia, para que tengan impacto en la inversión".

Los empresarios que accedan a este beneficio podrán optar por la amortización acelerada de bienes de capital en Ganancias o la devolución anticipada de IVA.

Sin embargo, los proyectos destinados en forma integral a la exportación o con un perfil ambiental sustentable estarán en condiciones de acceder a ambas ventajas.

Entre los requisitos para las empresas se tomarán en cuenta la existencia de un proyecto de inversión en bienes de capital, el cumplimiento de las obligaciones tributarias y la presentación de garantías por un 10% del beneficio. Una vez que se supere el cupo de 800 millones de pesos, también se tomará en cuenta la generación de puestos de trabajo, explicaron fuentes oficiales.

La generación de empleos tendrá una ponderación de 30 por ciento sobre el total; las exportaciones, la proporción entre inversión y beneficio fiscal, y el contenido local (de los materiales de los productos que se produzcan), 15% cada una; el valor agregado, 10%, y el alza de la productividad del trabajo y el componente medioambiental, 7,5 por ciento cada una.

En su primer gesto concreto para promover la inversión -más allá de aplicar licencias no automáticas-, Giorgi destacó que "de los $ 3600 millones asignados las pymes tendrán un piso asegurado de $ 600 millones y a los seis meses de la presentación los empresarios sabrán si son adjudicatarios del beneficio".

La ministra precisó que las iniciativas deberán presentarse antes de fines de diciembre ante la Unidad de Evaluación, dependiente de la Dirección Nacional de Industria, que determinará quiénes están en condiciones de acceder al beneficio.

El organismo analizará por separado los proyectos que presenten las grandes empresas y las pymes.

Apoyo y pedido

Dos empresarios consultados por LA NACION expresaron su apoyo al anuncio oficial, aunque con cierta cautela, a la espera de ver la letra chica de la iniciativa y reclamando que sea acompañada por un mayor crédito al sector privado. José Luis Basso, del sector autopartista, dijo que su firma "ya hizo uso de este incentivo fiscal" y destacó su renovación hasta fines de 2010. "Es importante para que las empresas sigan invirtiendo, sobre todo después del parate que hubo a nivel internacional. En nuestro caso, podríamos acceder a ambos beneficios porque exportamos casi la totalidad de la producción", indicó.

Por su parte, Aldo Karagozian, director de la empresa textil TN & Platex, consideró que la medida es positiva, pero aclaró que "la clave para que la industria se siga recuperando es la administración del comercio, sobre todo en la medida en que el dólar se mantenga quieto".

"La cuestión fiscal puede ayudar, pero las pymes deciden sus inversiones por otros factores: primero compran y después ven el resto", indicó el directivo de la fundación Pro Tejer.

Desde Producción adelantaron que automotrices, autopartistas, agroindustriales, químicas, farmacéuticas, metalmecánicas, textiles y de calzado aparecen como las más interesadas.

$ 800

Millones

* Es el cupo de fondos estatales destinados para la primera licitación que culmina a fines de año.

Comentá la nota