Relanzan el plan canje de heladeras para paliar la crisis

El Gobierno ofrecerá subsidios y créditos para reactivar la venta de electrodomésticos
El Gobierno decidió desempolvar su plan canje de heladeras. La iniciativa, que originalmente tenía como objetivo reducir el consumo de energía eléctrica, ahora formará parte del paquete de medidas con el que se busca reactivar el consumo de bienes durables, que ya se vio afectado por la crisis económica internacional.

En principio, los grandes lineamientos del plan serán anunciados mañana en el acto que encabezará la presidenta Cristina Kirchner en Olivos y no se descarta que las medidas para reactivar el consumo de electrodomésticos comiencen con las heladeras y posteriormente se extiendan a otras líneas de productos. Off the record , las empresas que integran la cadena productiva y comercial de electrodomésticos se quejan igualmente de que todavía nadie les comunicó cómo se implementará el programa.

El principal punto por definir es si la propuesta oficial incluirá el pago de un subsidio por parte del Estado al consumidor final que decida entregar su heladera vieja para comprar una nueva, como se hizo con el plan canje de automóviles en los 90 y a principios de esta década. En el caso de las heladeras, la cifra que se estuvo barajando en las reuniones entre empresarios y funcionarios fue de $ 300 por cada heladera vieja, aunque todas las partes consultadas por LA NACION destacaron que todavía no hubo una confirmación oficial.

Créditos blandos

La propuesta que más entusiasma a las empresas fabricantes es la creación de una línea de créditos para facilitar la adquisición de las heladeras nuevas, con características parecidas al programa Mi PC, que en su momento financió la compra de computadoras hogareñas.

El punto más polémico y que constituye el principal obstáculo por salvar para implementar el canje es qué hacer con las heladeras viejas. "De parte de las cadenas no tenemos problemas en retirar el equipo viejo cuando se entrega el nuevo, pero habría que definir dónde se va a implementar la recuperación de las heladeras", explicó el directivo de una cadena de supermercados que en las últimas semanas participó con el secretario de Industria, Fernando Fraguío, de un par de encuentros por este tema.

Objetivo ecológico

El proyecto original del plan canje de heladeras era impulsado por la Secretaría de Política Económica, que dirigía en su momento Oscar Tangelson, aunque ahora habría sido retomado por el nuevo Ministerio de la Producción, que preside Débora Giorgi. En su momento, el principal argumento para impulsar el cambio de heladeras era el ahorro de energía que se podía alcanzar con la medida, e incluso desde el Gobierno se destacaba que con la renovación de todo el parque de heladeras el país podría ahorrarse la electricidad que genera la central de El Chocón cada tres años.

Con esta consigna, en su momento el Gobierno acordó con los fabricantes de heladeras un régimen de categorización y etiquetado de las heladeras de acuerdo con su consumo de energía. De esta manera, todos los aparatos que se producen localmente están clasificados con una letra que va de la A a la G. La letra A reúne las heladeras de mayor eficiencia energética, mientras que la G identifica las que más gastan. El plan del Gobierno es que con los certificados de canje del producto viejo se pueda acceder a la compra de un equipo clasificado entre la A y la C.

Comentá la nota