Relanza Obama su reforma financiera

El mandatario marcará el aniversario de la caída de Lehman Brothers con un discurso; propondrá medidas para evitar una crisis similar
WASHINGTON.- A un año del derrumbe de Lehman Brothers, que marcó el inicio de la crisis financiera global, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, pronunciará hoy un esperado discurso en Nueva York, en el que definirá los pasos que seguirá su gobierno para alcanzar la recuperación económica e insistirá en la necesidad de aprobar la reforma del sistema financiero.

Obama hablará en el Federal Hall de Nueva York, un monumento histórico de Estados Unidos -primera sede del Congreso y sitio donde juró George Washington- que queda a pocos metros de la bolsa de Wall Street, símbolo de los abusos que indignaron a los estadounidenses y al propio mandatario.

El presidente demócrata defenderá las decisiones que adoptó en enero, tras asumir el liderazgo de un país al borde del precipicio, según sus palabras, que ahora parece estar saliendo de la peor recesión que haya conocido el país desde la Gran Depresión de los años 30.

Tras los planes de salvataje de la industria y del sistema financiero que hasta hace poco tiempo parecían impensables en la primera economía del mundo, el mandatario dará a conocer sus planes para reformar una economía todavía demasiado frágil para asegurar un crecimiento duradero.

Diez días antes de que los líderes de los ocho países industrializados y de las principales economías emergentes (G-20) se reúnan en Pittsburgh, Obama buscará relanzar sus planes para poner fin a los excesos del sector financiero y dictar "normas de conducta" que impidan una repetición de la crisis.

"El invierno pasado, este país enfrentaba su peor crisis económica desde la Gran Depresión y perdimos en promedio 700.000 empleos por mes. El crédito estaba congelado y nuestro sistema financiero, cerca de hundirse", dijo el miércoles pasado ante el Congreso. "Gracias a la acción audaz y determinada llevada a cabo desde enero, puedo presentarme aquí y decir con confianza que ya nos hemos alejado del abismo económico", añadió. No obstante, advirtió que pasarán unos cuantos meses antes de que la economía norteamericana esté en plena recuperación.

Transición

Obama se propone dejar en claro hoy que el país atraviesa una etapa de "transición" de las políticas de "salvataje" a las de retorno al "crecimiento sostenido", según explicó Lawrence Summers, consejero económico del presidente.

El presidente recordará, además, sus ambiciosos proyectos para transformar la economía norteamericana y volverla menos dependiente de las "burbujas" que llevaron a su expansión en el pasado.

Obama dio a conocer en junio pasado los detalles de su plan para reforzar el control del sector financiero, después de muchos años de desregulación y de políticas ultraliberales.

Sin embargo, lograr la aprobación de estas reformas emerge hoy como uno de sus grandes desafíos, en momentos en que lucha, además, para lograr que su criticada reforma del sistema de salud supere la fuerte resistencia en el Congreso.

El intenso debate que ha provocado en el país la reforma sanitaria ha afectado los índices de aprobación de Obama. Anteayer, de hecho, miles de personas protestaron en Washington por las políticas "socialistas" del presidente demócrata, en la primera gran marcha desde su asunción.

"Creemos que es muy importante que la reforma financiera se apruebe este año", dijo Summers, quien quiere creer que el Congreso es capaz de aprobar ambas reformas.

Para alcanzar ese objetivo, Obama necesitará todo su capital político, ya que los efectos de la crisis se seguirán sintiendo en los próximos meses.

La semana pasada, el gobierno anunció que su criticado plan de estímulo de 787.000 millones de dólares contribuyó a crear o a evitar que se perdiera 1,1 millones de puestos de trabajo. No obstante, los funcionarios reconocen que, debido a un efecto de inercia, el desempleo seguirá creciendo y podría superar el 10% antes de fin de año.

Comentá la nota