Relajadinhos

El Scratch disfrutó del yacuzzi y no preocupan las cinco bajas para el match ante los chilenos.
Aquel empate 0 a 0 ante Argentina en junio del 2008 en el Maracaná parecía la ruptura definitiva entre el publico brasileño y el entrenador Dunga. Los torcedores que se despacharon con cantos como "Fora Dunga" (fuera Dunga), no se imaginaban que ese empate marcaría el comienzo de una serie de 18 partidos invicto para el Scratch. Esto incluyó afianzarse en las Eliminatorias, la conquista de la Copa Confederaciones y la victoria sobre Argentina de visita, con el pasaporte a Sudáfrica y la complicación a los de Maradona... Todo color de rosa para Brasil.

Tal es así que las ausencias de Kaká, Luis Fabiano, Lucio, Ramires (supendidos) y Robinho, lesionado, hoy no son un problema. El resto del plantel se instaló en Salvador, Bahía, en donde fue muy bien recibido por la gente, que después de 10 años podrá disfrutarlo. La Verdeamarela (Nilmar y Adriano serían los puntas) vuelve a la ciudad en la que mantiene un invicto de 75 años, ante Chile.

El técnico, Dunga, no ironizó hacia Maradona, como gran parte de la prensa, pero recordó lo mal que lo había pasado en 1990, cuando el Diez lo cuestionó por criticar a Alemao por no hacerle foul en la jugada del gol de Caniggia en el Mundial. "Fueron cuatro años horribles. Si la política andaba mal, era culpa mía; si llovía era mi culpa". La calma llegó con el título en Estados Unidos 94.

Tan bueno es el clima que los titulares del último sábado disfrutaron de un trabajo regenerativo en el yacuzzi del hotel en que están alojados.

Muy relajadinhos...

Comentá la nota