Relaciones peligrosas.

SAN LORENZO: Tras el sismo de Potosí, mientras Tinelli evalúa abrirse, desde la directiva le apuntan a la relación estrecha de los jugadores con Savino. ¿Le retacearán el fútbol?
O la operadora se emperró, las líneas se cruzaron o, simplemente, de un lado del teléfono el portador del tubo no tenía nada que decir. Lo cierto es que desde el vestuario visitante de la cancha del San Luis de Potosí, o del Hotel Westin, en la noche del miércoles, Rafael Savino intentó varias veces la llamada internacional, pero siempre se encontró con el contestador de Marcelo Tinelli. Un síntoma de lo que generó el sismo de Potosí, que tumbó en una de sus grietas a Miguel Angel Russo, pero que no puede prometer que no haya más víctimas. Porque, renunciado el DT, los dedos de los hinchas y de buena parte de los que toman las decisiones apuntan hacia los jugadores y su prestación defectuosa, con otro fin de ciclo con ruido interno, y, por coincidencia, al mismísimo presidente. Es que a Savino lo acusan de tener un trato cercano, casi paternal con los players, que "no devuelven esa buena fe", según un directivo. Y señalan que ése es el motivo madre por el cual el grupo adquirió cierto poder extra. A su vez, Savino ofreció su cabeza: "Si tengo que irme o tomarme una licencia, lo haré". Y, la sazón de la ensalada, Tinelli, cansado de tanto meneo, evalúa dar un paso al costado (tras el partido, era un hecho, se tomó un tiempito para pensarlo). Uff...

"Les cumple en todo y los jugadores no les pagan de la misma manera", apuntó una fuente sobre los por qué del malestar dirigencial en cuanto a las relaciones carnales entre Savino y los jugadores. Y los más enconados ponen el caso Hirsig (referente afín a Rafael, pidió la libertad de acción por atrasos en las primas). Hace rato le vienen pidiendo una mano más dura. En la era Alfaro, hubo una especie de bosquejo de manual de convivencia, pero nunca se puso en práctica. La eliminación regresó el tema al tapete. Y si encima el presidente fue el que más bancó la continuidad de Russo... Ayer, por primera vez, Savino tomó algo de distancia: "Estoy re caliente. Uno cree que brindó todas las posibilidades", dijo en Del Plata. Pero las disidencias con él de varios pares de CD recrudecieron. Tanto para o aceptarle el pedido de la licencia o, lo más probable, exigirle que tome un poco de distancia del manejo del plantel profesional. Y permita ponerle un techo a un presupuesto que viene bastante hinchado.

El hombre del ShowMatch, en tanto, ayer estuvo en Bolívar observando la final de vóley. Con algunos problemas de índole personal, el golpe copero lo sintió fuerte como hincha. También anda mufado con los jugadores, con cómo se manejaron muchas cosas en la periferia de la plantilla. Ese combo lo hace dudar seriamente sobre su continuidad. Tiene una relación de afecto con Savino, pero cree que habría que manejar varias cuestiones de otra forma. La creación del Consejo de Fútbol es una de sus movidas. "Es fundamental que el hombre esté cerca del club", afirma otro personaje fuerte del Ciclón. El y sus correligionarios saben que, sin Tinelli, el plantel será más terrenal. Tal vez, pasado el sofocón, con más injerencia y Savino corriéndose unos pasos, no habrá chau, chau, chau. "El fin de semana, cuando vuelvan todos de México, hablaremos", confió alguien cercano a Marcelo.

¿Y el próximo técnico? Una anécdota encuadra todo. A las 13, Norberto Batista, DT de la Reserva, fue anoticiado de que iba a tener que dirigir la práctica de hoy. Sin embargo, el coach que saldrá el domingo ante Vélez será Alberto Fanesi, Coordinador de Inferiores, decisión que se consensuó en votación telefónica coordinada por el vice Guillermo Zoppi. Lógico, no se puede saber quién tomará el timón si no hay certezas en la conducción del fútbol en el futuro cercano. Si MT sigue, Diego Simeone es uno de sus predilectos, hasta pintaba reemplazante de Russo en el primer temblor, hace tres semanas. Edgardo Bauza y Diego Cagna también congenian con su paladar. Si se va, la búsqueda tendrá relación con el bolsillo. Más allá del banco, se vienen los cambios. Sobre todo, de relación...

Comentá la nota