Una relación tirante

La relación entre el Poder Ejecutivo y el Judicial ha sido traumática en las últimas tres gestiones de Gobierno. Con Iglesias y Cobos el tema central de conflicto fueron los recursos y la intangibilidad de los sueldos.
Con Jaque, la tensión tiene que ver con la "eficacia" y la inseguridad. Algunas veces buscando un golpe de efecto y otras cambios profundos, desde el Ejecutivo atacaron a la Justicia por la supuesta "ineficiencia y demora". El secretario general de la Gobernación, Alejandro Cazabán, encabezó esa cruzada que se tradujo en proyectos de ley para aumentar el control sobre los jueces.

Jorge Nanclares no se quedó quieto: acusó de "halcones" a algunos ministros y defendió el accionar de los jueces. Ahora se abre una nueva etapa. Pérez Hualde asegura tener buena llegada a Jaque y sus ministros. Y ya hay tratativas para que se reúnan antes del 25 para diagramar una agenda.

Comentá la nota