Una relación que marcha viento en popa

Una relación que marcha viento en popa
El venezolano pasó por Buenos Aires en el marco de las visitas previstas en el acuerdo que existe entre ambos países. Ayer firmaron catorce convenios. El más importante, el que prevé la fabricación de embarcaciones en el país.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, pasó por Buenos Aires para reunirse con la mandataria Cristina Fernández tras la visita de ambos a Montevideo con motivo de la reciente Cumbre del Mercosur. Como cada vez que Chávez visita la Argentina, el bolivariano firmó con CFK un nuevo paquete de acuerdos económicos bilaterales. En esta oportunidad, las dos naciones suscribieron un convenio mediante el cual la Argentina fabricará barcazas, remolcadores y buques de gran porte transportadores de petróleo por 500 millones de dólares y a lo largo de cinco años. El capítulo de acuerdos suscripto ayer incluía catorce convenios, entre ellos uno que promueve la cooperación comercial e integración técnica de las empresas de bandera Aerolíneas Argentina y Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa). Ese convenio prevé la ampliación a siete de los vuelos semanales entre Buenos Aires y Caracas. La Presidenta anunció los acuerdos desde el Salón de las Mujeres de la Casa Rosada. A su lado estaba Chávez. "Es necesario seguir articulando lo público con lo privado", planteó CFK. "Estoy convencido de que ninguno de nuestros países, por más pasión y fuerza que le impriman, si se quedan dentro de las fronteras no hay independencia posible", advirtió Chávez.

La visita de Chávez mantuvo todos los rituales propios de sus vuelos alrededor del mundo. El bolivariano aterrizó en el sector militar del aeroparque el martes a la noche. Ayer a las 11 estaba ingresando a la Casa Rosada para reunirse en privado con la Presidenta y, luego, presentarse en conjunto para lanzar los nuevos acuerdos de cooperación. Chávez había sido precedido por una delegación de ministros de alto nivel. Entre esos funcionarios venezolanos se encontraba el canciller Nicolás Maduro. Durante el acto en la Rosada, CFK dedicó palabras muy elogiosas al ministro de Relaciones Exteriores de Chávez. "Con él compartimos momentos muy importantes en Washington defendiendo la democracia en Honduras", dijo sobre Maduro. En su discurso, la jefa de Estado se congratuló por la firma de los catorce acuerdos con Venezuela. El más importante fue suscripto entre el astillero Tandanor, que forma parte del Complejo Industrial Naval Argentino, y la compañía mixta binacional Fluvialba, integrada a su vez en un 70 por ciento por Pdvsa y en un 30 por la empresa argentina Fluviomar.

"Estoy muy feliz porque los acuerdos que hemos firmado con Venezuela reafirman nuestra integración e incluyen no sólo acuerdos de Estado a Estado, sino también de Estado a privados, y aun entre empresas privadas", aseguró la Presidenta. En el paquete con Caracas hubo espacio para reglamentar un acuerdo celebrado entre el Banco Nación y el Fonden (Fondo de Desarrollo Nacional) venezolano que promueve a las pymes a participar de proyectos de integración productiva que involucren transferencias de conocimiento. Otro de los catorce acuerdos fue suscripto por el INTI y la Corporación de Industrias Intermedias con el objeto de promover la transferencia del know-how necesario para construir plantas procesadoras de tubería petrolera. También se firmó un contrato entre los ministerios de Salud de ambos países que prevé la compra de equipos obstétricos y neonatales por un monto de 9 millones de dólares.

Horas después del acto, CFK y Chávez se dirigieron hasta la Costanera Sur, donde se encuentran las instalaciones del Complejo Industrial Naval Argentino (Cinar) que está compuesto por los astilleros Tandanor y Almirante Storni (ex Domecq García). Ambos astilleros habían quedado paralizados por el menemismo; fueron reactivados en 2004 durante el gobierno de Néstor Kirchner. El Cinar hoy emplea a más de quinientos trabajadores. Por estos días, los operarios están concentrados en la reparación de los submarinos San Luis y San Juan de la Armada, más buques de Brasil y Uruguay. En los últimos cinco años, en esos astilleros se fabricaron cuatro barcazas de transporte de hidrocarburos para YPF. El acuerdo en materia naval prevé que el Cinar construirá 50 barcazas, 10 remolcadores y 6 barcos de alto porte de transporte de crudo más la reparación de barcos en operaciones.

"Estamos en presencia de la patria renacida por el trabajo de los argentinos. Necesitamos su experiencia para la reparación y construcción de buques que transporten nuestro petróleo", dijo Chávez. "Te agradezco todo lo que nos ayudaste a los argentinos cuando lo necesitamos en el anterior gobierno. Por eso quiero decirte que todo lo que necesiten cuenten con nosotros. Es de bien nacido ser agradecido", devolvió gentilezas CFK.

Comentá la nota