Una relación difícil

Sin dudas, la relación de los vecinos con la nueva terminal de micros de la ciudad no es la mejor. Las autoridades a cargo del lugar hacen oídos sordos a los innumerables problemas que la obra ha traído a quienes viven en la zona.
Ya hemos tratado el tema con anterioridad. Pero es imposible no continuar acercando a la ciudadanía la realidad que soportan a cada hora del día los vecinos que habitan los alrededores de la nueva estación de micros. Hasta ahora ningún funcionario, presente o pasado, se hace responsable por haber permitido la construcción de una obra que no hace más que agregar problemas urbanísticos, de circulación y convivencia al barrio, y a la ciudad toda.

Una molestia sin solución

Noticias & Protagonistas: ¿Cuántos días lleva sin dormir bien?

Marcela D’Amico: Desde que inauguró la nueva estación terminal, un mes y medio, porque 15 días antes comenzaron con las pruebas de sonido. Nosotros, los vecinos, nos juntamos en San Juan y 9 de julio, y decidimos realizar una reunión con la presencia de Adrián Alveolite y con el director de Tránsito Mansilla. Alveolite iba a realizar las tratativas para que estuviera presente también el gerente de la terminal, de apellido Álvarez, pero por supuesto, no depende de él.

N&P: Bueno, tal vez tenga que ver con que Álvarez puede ser un gerente muy eficiente, pero no es quien toma las decisiones. Los que deberían estar son Otero, el concesionario, o Aldrey Iglesias, que es el gran responsable.

MD: Alguien tendría que venir a dar la cara, vamos a ver si lo hacen. Le cuento lo que le transmitieron a otra vecina que está trabajando en esto. Los vecinos esperamos que la solución sea inmediata.

N&P: ¿Qué sucedió el día que llovió tanto?

MD: Si llovía 2 milímetros más, se inundaba mi casa. Ahora están arreglando la calle por Chaco y 9 de Julio, pero no es para que fluya el agua de la lluvia, sino por simples problemas de pavimentación. Y en cuanto al problema de los ruidos, de los que ya habíamos hablado, todo sigue igual.

N&P: ¿No hay voluntad para solucionar el problema?

MD: No, y no quiero ser negativa, pero me parece que esta es una reunión más de la que no vamos a sacar nada, porque la problemática está planteada desde hace un tiempo y no la solucionaron.

N&P: Va siendo hora de que los funcionarios se presenten con algo más que palabras…

MD: Es de esperar, pero no creo. Repartimos volantes y hablamos con los vecinos de las calles Misiones e Italia; ellos tienen el mismo problema de los vehículos estacionados en cualquier parte, con los motores encendidos a toda hora… En fin, seguiremos esperando.

Un nuevo problema

Noticias & Protagonistas: ¿No les está permitido a los remises a la nueva terminal de ómnibus?

Silvia: Mire, yo llegué hace unos días desde Buenos Aires, muy cansada. Tuve que caminar con la valija hasta la calle 9 de julio; por suerte los remises me conocen. Todos tenemos los mismos derechos, ahora ¿cómo puede ser que puedan pasar los taxis y no permitan pasar a un remís? Una amiga tomó un taxi hasta Santa Fe y Belgrano y le costó unos $40 desde la terminal, cuando el viaje en un remís cuesta $12. La diferencia está en que los taxis toman las calles más transitadas, van a paso de tortuga, y todo encarece el viaje.

N&P: Este fue un cambio de último momento repentino, porque en un principio no había esa diferencia…

S: Hasta hace unos días los dejaban. Es injusto, voy a ver si me decido a juntar firmas para mandárselas al intendente Gustavo Pulti.

¿Alguna idea?

Noticias & Protagonistas: ¿Cuál es su opinión sobre lo que está ocurriendo en la nueva terminal de micros? ¿Cómo nadie pudo advertir lo que iba a suceder, cómo iba a complicar la vida a los vecinos de este antiguo barrio de la ciudad esta construcción en este lugar?

Concejal Fernando Arroyo: Le digo la verdad: hace años, cuando surgió el tema, públicamente me opuse, porque siempre me pareció una locura juntar las dos terminales. Yo estoy cuestionando seriamente el sistema de transporte de toda la nación; habría que sostener el sistema de ferrocarriles, no sé por qué no se hace. Siempre he pensado que la lógica era dividir, no juntar las dos terminales, por el impacto ambiental que iba a causar. Además, este proyecto vino del cielo, son proyectos políticos decididos en Buenos Aires o en La Plata, mientras en Mar del Plata nadie sabía nada. Yo he tenido que bajar la información por Internet porque no conseguía en toda la municipalidad un pliego de la obra. No contábamos con la información para ver qué se había licitado en su momento.

N&P: Existió un proyecto previo para realizar la obra en Camet, frente al aeropuerto. No se concretó debido a una presión mafiosa del dueño de los multimedios, y porque el intendente de ese momento (n de la r: Daniel Katz) y los concejales cedieron al chantaje. Tampoco hubo nadie de este barrio que se diera cuenta de cómo iba a cambiar su vida con esta obra. El vecino también debe convertirse en ciudadano, despertarse; ahora deberemos gastar fortunas en emparchar la situación.

FA: Y va a quedar siempre mal. El lugar no tiene buenas salidas ni entradas, no hubo previsión, no hay estacionamientos construidos; es una locura total, como las obras en la escollera, otro invento de una mente afiebrada en Capital Federal. Estas cosas no se deciden en nuestra ciudad.

N&P: Eso tiene que ver con el origen de nuestra ciudad, una aldea de pescadores que la oligarquía porteña transformó en su residencia de verano. Tenemos la mentalidad del mucamo del poder. Ahora el concesionario de la terminal pretende que los remises le paguen un canon para ingresar con pasajeros.

FA: Estas son las cuestiones que se deberían haber aclarado con anterioridad a la licitación. Todo se hizo incorrectamente. Incluso para el ingreso de vehículos del porte de los micros de doble piso, debería haberse construido una calle especial. Creo que está todo mal. Yo no soy arquitecto, pero hubiera realizado un proyecto de ferrocarriles por elevación, hubiera abierto las calles; tengo otras ideas, no hubiera construido la estación en ese lugar. No obstante, más allá de lo que yo pueda opinar, pienso que gran parte de la culpa es de la gente, de los vecinos, que no se opusieron en su momento. Ahora van a comenzar a llover los problemas. Hay dificultades de concentración vehicular, un impacto urbano terrible, quieren modificar la avenida Libertad, incluso cortando árboles…. Todo está mal.

Comentá la nota