El Reino Unido expulsó a diplomáticos iraníes

Irán había echado a dos emisarios británicos por opinar sobre la reelección de Ahmadineyad. Obama, "escandalizado" por "estas acciones injustas".
El gobierno iraní no hace más que sumar enemigos desde las cuestionadas elecciones presidenciales celebradas el 12 de junio. La expulsión de dos diplomáticos británicos, por haber participado en protestas contra la asunción de Mahmud Ahmadineyad, generó una ofensiva desde el Reino Unido que también decidió destituir a dos enviados iraníes.

Así lo anunció el primer ministro británico Gordon Brown, por considerar que la acusación en contra de los funcionarios británicos no tenían "ninguna base".

Desde los Estados Unidos, el presidente Barack Obama se sumó a las críticas y se reconoció "escandalizado" por la represión contra los manifestantes en Irán, además de expresar su "fuerte condena a estas acciones injustas". En una rueda de prensa desde la Casa Blanca, el demócrata aseguró que respeta la soberanía iraní y no planea injerir en sus asuntos pero "debemos ser testigos" de las escenas que se han visto.

Irán justificó la medida después de acusar a Londres de injerir en los asuntos internos del país, en el marco de las protestas contra la polémica reelección del presidente Mahmud Ahmadineyad, que ya se aclaró que no será anulada.

Lejos de buscar una estabilidad, la agenda política internacional sumó un conflicto más. Un responsable del Ministerio de Orientación y Guía Islámica de Irán confirmó este martes la detención en Teherán de un periodista de origen griego que trabaja para el diario estadounidense The Washington Times.

Según el director general de la oficina de los medios extranjeros del ministerio de Orientación y Guía Islámica, Mohsen Moghadas Zadeh, el periodista viajó en repetidas ocasiones a Irán para trabajar con diferentes medios.

El detenido podría ser Iason Athanasiadis, que actualmente trabaja en Teherán para el periódico de Washington, así como para otros medios.

"Sin embargo yo no sé nada de su delito", dijo Moghadas Zadeh en declaraciones citadas por la agencia iraní Fars.

El responsable del ministerio de Orientaciones y Guía Islámica aconsejó a todos los periodistas que cumplan el marco de la ley vigente en Irán al viajar a este país y "cometer únicamente una labor profesional. Ya que en caso de cometer actos en contra de la seguridad nacional o el espionaje serán detenidos", dijo, sin precisar que si estos son los delitos de los que se acusa al periodista del rotativo estadounidense.

CONFIRMAN RESULTADOS DE LOS COMICIOS. En tanto, el poderoso Consejo de los Guardianes descartó la anulación de las cuestionadas elecciones presidenciales celebradas el 12 de junio en Irán.

Según los resultados oficiales, el presidente conservador Mahmud Ahmadineyad ganó las elecciones con casi dos tercios de los votos, derrotando con una ventaja de casi diez millones de votos a su principal rival, el ex primer ministro Mir Hussein Mussavi.

Mientras tanto, el Ministerio del Interior prohibió una manifestación convocada para este martes por seguidores de Ahmadineyad frente a la embajada del Reino Unido en Teherán para protestar contra la supuesta injerencia británica en los asuntos internos de Irán.

Comentá la nota