Con el reinicio de las clases se retomará el Programa "Viví libre".

A través de la Secretaría de Salud se trabaja en la iniciativa que apunta a crear conciencia sobre la necesidad de abandonar algunos comportamientos que dañan la salud y el vínculo con otros. De la mano de profesionales y en el seno de las escuelas, la acción no se centrará en el uso de sustancias sino en la promoción de pautas saludables.
Siguiendo algunos de los lineamientos instrumentados el año pasado en el marco de la campaña "Cero Tabaco" y con pautas similares de trabajo, la Secretaría de Salud de la Comuna trabaja en la implementación del Programa "Viví libre", una iniciativa orientada a generar conciencia respecto de los daños que causan las conductas adictivas y a proponer hábitos de vida saludables entre los adolescentes.

Con la vuelta a clases tras el receso invernal, la dirección de Planificación y Gestión en Salud del Municipio se dispone a retomar la ejecución de dispositivos orientados a la ejecución de la iniciativa.

"Desde hace unos meses estamos trabajando en el desarrollo de un programa dirigido a niños y adolescentes y basado en la prevención de conductas adictivas, entendiendo por ello no solamente el consumo de sustancias, sino fundamentalmente comportamientos que dañan la salud como el uso excesivo de Internet y de celulares, además del consumo de alcohol y el tabaquismo", planteó la doctora Adriana Rizutti, directora de Planificación y Gestión en Salud, quien confirmó que "con la normalización de las actividades en las escuelas continuaremos con las acciones que tenemos previstas y que consisten en facilitar a los docentes un manual de contenidos a partir de los cuales trabajar esta temática en el seno de las aulas".

"Vimos la necesidad de hacer algo frente a una realidad que se presenta en nuestra sociedad todos los días", planteó la funcionaria, quien indicó que "los chicos están muy distantes, inmersos en un mundo de consumo que en cierta medida los aleja de pautas de vida más saludables y que pone en riesgo su bienestar y pretendemos con esta iniciativa acercarnos, hacer prevención, llevar el tema a las escuelas y a las familias para que, entre todos, brindemos espacios adecuados de contención a los chicos".

En este sentido, añadió que "apuntamos a lograr un acercamiento y hemos trabajado en el diseño de este proyecto con la licenciada Anahí Ortega y con el doctor Matías Súnico" y explicó que "en una primera etapa vamos a trabajar a través de los docentes con una capacitación para que el tema de las conductas adictivas pueda instalarse en la agenda de la escuela y de los hogares y a la par de ello desplegaremos una intensiva campaña de difusión pública con folletería, carteles y organización de distintas actividades".

"A menudo escuchamos la frase repetida de que ‘con los jóvenes todo está perdido’ nosotros no pensamos así, no creemos que todo esté perdido, creemos que estamos a tiempo de poder llegar a los chicos y ayudarlos, este programa busca eso, dar un primer paso que nos acerque a nosotros, a los docentes y a los padres a una problemática que debe comprometernos a todos".

Estrategias para llegar

El mensaje del programa es claro: crear conciencia y compromiso de los adultos en la revisión de conductas adictivas en los niños y adolescentes para que a partir de esa reflexión se pueda iniciar un camino hacia formas de vida libre de los inconvenientes que genera la adicción ya sea a sustancias o a determinadas actividades en las que incurren.

La estrategia para llegar supondrá el contacto con establecimientos educativos, espacio de formación por excelencia y ámbito en el que resulta propicio trabajar con estos temas a partir de información y conocimientos muy precisos de la problemática.

En relación a las acciones que están previstas en el programa, el doctor Matías Súnico indicó que "en una primera etapa se va a iniciar en las escuelas, vamos a comenzar a trabajar en colegios secundarios, en un principio con los docentes, para instalar el tema de forma preventiva" y aclaró que "no intentamos hacer prohibición del tema de las adicciones, simplemente concientizar a los docentes y a los jóvenes para crear conductas saludables".

"No nos vamos a volcar sobre el uso de sustancias, sino que vamos a intentar mirar el problema a partir de la observación de conductas adictivas que se traducen en hechos y situaciones de la vida cotidiana, como el uso excesivo del celular o Internet, como el consumo de alcohol y el tabaquismo; nos planteamos un abordaje amplio que intentará llegar a los docentes para que luego sean ellos los que cuenten con herramientas para hablar de estas cuestiones con los chicos".

"También tenemos previsto recorrer los colegios y vamos a poner en común todas las producciones que hayan surgido del trabajo de docentes y alumnos".

En la misma línea de consideraciones, la licenciada Anahí Ortega planteó que "se apunta fundamentalmente a los adolescentes porque consideramos que la adolescencia es una de las etapas de la vida más vulnerables, y en la que los chicos comienzan a tener contacto con salidas y con determinadas conductas".

"Entonces desde el programa queremos prevenir", añadió y aclaró que "en una instancia posterior, está previsto trabajar con grupos de chicos de escuelas primarias para llegar con el mensaje preventivo en forma temprana". También está programado llegar a los padres con actividades específicas.

Tropezar con dificultades

Consultado respecto de cuáles son los principales escollos que supone abordar la temática de las conductas adictivas con los jóvenes, el doctor Súnico consideró que "la principal dificultad está dada por el gran nivel de adicción que hay en la sociedad y con el que los chicos conviven permanentemente".

"Se nota una falta de contención muy importante desde la familia y desde las instituciones, eso es un inconveniente porque deja a los chicos muy desamparados", agregó refiriendo que de la mano del programa queremos disponer de espacios apropiados para que "cuando surjan inquietudes en relación con estos temas, los chicos puedan sentir que tienen dónde resolverlas de la mano de los adultos".

La licenciada Ortega, por su parte, señaló que "hoy en día las conductas adictivas y el consumo de sustancias forma parte de lo cotidiano y nosotros queremos crear conciencia y advertir que esto no es algo de lo habitual, que uno tiene que tener cierta conducta frente a estas posibles situaciones en relación a la adicción".

Un manual

Para el desarrollo del proyecto y como el disparador de la tarea pedagógica que se pretende en las aulas, los referentes del programa trabajaron en el diseño de un completo manual que puede ser requerido por la comunidad docente. Los contenidos contemplan definiciones sobre la problemática de las adicciones, no solamente concentradas en el consumo de sustancias sino en el uso abusivo de determinadas tecnologías y otras formas de adicción en las que incurren sobre todo los niños y adolescentes. Además del aspecto conceptual, el material propone estrategias y actividades para trabajar la temática en las aulas.

Comentá la nota