Se reincorporó el 80% de los obreros despedidos

El director de Relaciones Laborales Roberto Correa Esbry marcó que los meses más complicados fueron noviembre y diciembre. Señaló que será un año complicado en materia laboral en la provincia.
En estos tiempos, una de las labores esenciales del Estado es la preservación de la mano de obra y, por ende, de la actividad empresaria. Es así que hay que refugiarse en el trabajo para que de esa forma se pueda superar la crisis. De hecho así lo entendieron algunos sectores gremiales que en conjunto con el sector empresario salieron a proteger al sector activo de la economía. Con este panorama es que los meses de noviembre y diciembre manifestaron una etapa previa a la crisis financiera internacional y sectores, que guiados por la especulación despidieron a sus trabajadores, tuvieron que dar marcha atrás con su postura gracias a la labor oficial y a la muy buena presión del Sindicato Empleados de Comercio. Luego de eso vino fin de año y con ello una calma aparente, producto del incremento de las ventas de fin de año y con ello la marcha del primer mes del año.

Con el panorama actual es que Diario El Zonda dialogó con el titular de Relaciones Laborales, el doctor Roberto Correa quien destacó que cada vez que hay crisis económicas repercute en materia laboral. “Las condiciones laborales se ven resentidas en incremento y calidad”. En la provincia se vivió un punto crítico en los meses de noviembre y diciembre cuando desde el sector comercio se produjeron varios despidos, sobre todo, en empresas con capitales internacionales pero por la gestión del Sindicato de Empleados de Comercio y la Subsecretaría de Trabajo, el impacto no fue muy grande.

El funcionario reconoce que “en San Juan se consiguió la reincorporación del 80% de los trabajadores despedidos”. Durante ese periodo hubo una acción diaria en defensa de las fuentes de trabajo, porque muchos de los despidos tenían que ver “con especulaciones, porque no se sabía cómo iba a pegar la crisis en el país” y como siempre el hilo se corta por el costado más débil, se ponía fin a la relación con el trabajador. Con la llegada de las fiestas de fin de año, hubo un freno en los despidos por el incremento de las ventas, momento en el que se produjeron muchas de las reincorporaciones, de todos modos, el SEC siguió alerta por cuestiones que pudieran afectar al trabajo.

Por otra parte, se sabe a ciencia cierta que las consecuencias de la crisis se van a sentir en el primer trimestre del año. “Desde ahora tenemos que ver cuáles son los sectores que tienen problemas económicos”, dijo Correa Esbry. De acuerdo a la apreciación del funcionario, el sector industrial de la provincia no ha tenido consecuencias directas de la crisis internacional, más allá de lo que puedan significar los incrementos en los productos de la materia prima. Pero el principal objetivo de las autoridades nacionales y provinciales es la defensa de la fuente de trabajo, es por ello que se han hecho programas que apuntan a este objetivo (Ver “Programa de Recuperación productiva”).

El sector primario complicado

Las tormentas de granizo a lo largo de la temporada han afectado seriamente la mano de obra en el sector primario. Con el agravante de que en su mayoría son trabajos temporarios y que el hombre de campo se capitaliza en estos meses de actividad para los tiempos de menor actividad.

La incidencias climáticas han llevado a que haya algunos despidos y que se tengan que negociar con los gremios y la autoridad de trabajo de la provincia. De hecho, una de las preguntas que ronda en el aire es: “¿Por qué siempre es el trabajador quien tiene que soportar los efectos de todo problema?”. “Se tendrían que buscar mecanismos para que tanto el obrero como el empresario no sientan tan fuerte el impacto”, puntualizó el funcionario provincial.

Los mayores problemas que se han registrado hasta el momento es en el de uvas en fresco. De hecho, la temporada de vendimia de este producto está próxima a finalizar.

La provincia, en mejores condiciones

De acuerdo a lo que explicó Correa Esbry, en San Juan, los niveles de empleo y las condiciones de trabajo son buenos. Por otro lado, “los conflictos que se generan, tienen mucho que ver con que los empleados han aprendido a defender sus derechos”, afirmó. Es así que sectores como el de las ama de casa o el rural exigen hoy lo que les corresponde. En esto “todos los actores sociales jugamos un papel importante en la defensa del trabajo”, puntualizó el funcionario.

Por otro lado, las condiciones de trabajo en San Juan han mejorado por una diversificación de la economía. La provincia tradicionalmente dependía de la vitivinicultura y la administración pública. Pero se han producido cambios y hubo un crecimiento notable de la agroindustria, la minería y el sector exportador de San Juan. En ese sentido, el funcionario afirma que “San Juan no es la misma provincia que hace cuatro años pero no hay que quedarse con el crecimiento sino que hay que mantenerlo”.

Una empresa en problemas

Según informo el doctor Correa Esbry, en la provincia sólo hay una empresa en procedimiento de crisis en movimiento. Se trata de TCA Puerto Seco. Esta empresa junto al sindicato están en un proceso de negociación y se acordó suspensiones en enero donde la empresa tiene que pagar el 60% del salario del trabajador.

TCA produce masos eléctricos para las terminales automotrices de todo el país y con la reducción de la actividad en el país la demanda de su producto ha disminuido, razón por la que se encuentra con este inconveniente. Según el funcionario provincial también se presentó una empresa textil pero levantó la medida porque tomó la decisión de adherirse al Programa de Recuperación productiva, lo que los deja fuera de este procedimiento.

Comentá la nota