Reinauguran la “nave de vagones” en Tafí Viejo

El secretario de Transportes de la Nación habilitará el martes las obras de refacción, que permitirán aumentar la producción en los talleres.
Actualmente son 57 los obreros que trabajan en la planta. La inversión es de unos $ 19 millones. El predio fue reabierto en 2003. COMO NUEVO. El galpón refaccionado servirá exclusivamente para la reparación integral de vagones de carga.

Norma Nilda Soria y Argelia de Arroyo aprovechan la agradable tarde para conversar. Como todos los días, sacaron sus sillas a la pedregosa vereda cuando el sol comenzó a esconderse detrás del Taficillo. “Nosotros cuereamos a los vecinos nada más”, irrumpe Norma con locuacidad. “Nos habían dicho que era hoy el acto”, repasa Norma, ya un poco más seria. Ella vive desde hace 54 años en una de las casas que dan sobre la calle Sáenz Peña de Tafí Viejo. Argelia, un poco más tímida, cuenta que es vecina de Norma desde hace 38 años. “Sabe las veces que los abrieron y los cerraron”, agrega Argelia, ya un tanto más verborrágica.

Es que el gobernador, José Alperovich, había anunciado ayer a la mañana que hoy, a las 11.30, el secretario de Transporte de la Nación, Ricardo Jaime, reinaguraría la “nave de vagones” de los talleres de Tafí Viejo. Anoche se comunicó su suspensión.

Las vecinas -en la foto inferior- comparten el fondo de sus casas con los terrenos de los talleres. El padre de Norma trabajó en la farmacia del ferrocarril. Su marido también fue un obrero de los talleres. El papá de Argelia fue contador de la planta y su esposo, otro empleado. Pero ni siquiera se inmutan cuando se les advierte que el Gobierno nacional inaugurará las obras de refacción integral del “Taller de vagones” del imponente predio. “Quién era el que vino... Ah! Alfonsín, se abrazó con mi marido y no pasó nada... Me acuerdo que mi esposo lloró cuando se cerraron los talleres”. Los recuerdos brotan de manera instantánea en Norma. “¿Y quién viene ahora?”, pregunta. “En buena hora que den trabajo”, añade cuando se le explica que está anunciada la visita de Jaime.

Norma y Argelia no alteraron la rutina de todas las tardes. Sin embargo, dentro del predio todo está revolucionado. “Nos avisaron ayer (en alusión al miércoles) a las siete y media de la tarde que lo van a inaugurar en estos días”, confiesa con inocencia uno de los 57 empleados que, desde setiembre de 2003, trabaja en los talleres. En un principio fueron 66, pero algunos se jubilaron y otros fallecieron. Durante ese lapso, los obreros pudieron reparar el tren sanitario “Alma” y ocho vagones cerealeros del Belgrano Cargas. Hay 21 furgones que aún esperan su turno para entrar y ser refaccionados en “La Cenicienta”, el apodo con el que durante los 50, la época de gloria de los talleres, se conocía a la nave que será reabierta. “Acá había que hombrear los tubos, hacer el trabajo bruto. A este sector se mandaba a los aprendices. Era como un castigo”, explica Manuel Alvarez, representante de Ferrocarril General Belgrano SA, la empresa estatal que administra la planta de Tafí Viejo.

“Esto es simbólico, es un inicio importante. Son los primeros pasos”, sostiene el hombre, ferroviario desde hace 39 años, en referencia a la rehabilitación del galpón. Durante los últimos dos años, la empresa Metalúrgica Di Bacco trabajó en la recuperación estructural de esa nave y en el arreglo de las maquinarias pesadas allí instaladas, con una inversión cercana a los $ 19 millones. De esa forma, el predio estará en condiciones de reparar 80 vagones mensuales en promedio. “Para llegar a eso, necesitamos contar con alrededor de 200 empleados, que es lo que se estableció en el pliego de licitación”, acotó Alvarez. A la mano de obra requerida se suma el faltante de herramientas de mano (martillos, sopletes, amoladoras) para que los obreros estén en condiciones de hacer un buen trabajo.

A la espera del acto oficial que se iba a realizar hoy dentro de “La Cenicienta”, algunos ferroviaros aprovecharon la tarde para machetear los accesos y otros para colgar banderas y carteles políticos. En la vereda, Norma y Argelia prosiguieron con su charla. “Todos vienen y dicen que se van a abrir los talleres. Pero aquí, durante años salieron camiones cargados”, achacó Argelia. “A diestro y siniestro”, matizó Norma.

Comentá la nota