La reina Cristina conquista África

La Presidenta se reunió con su par argelino. Busca acuerdos comerciales con el país del Magreb, uno de los principales productores de energía y de gas natural del mundo. Hoy habla ante empresarios, y se suma el ministro Julio De Vido.

Sables. Enmarcaron el encuentro entre los presidentes de la Argentina y Argelia, Abelaziz Bouteflika.

Cristina Fernández llegó a Argelia y la recibieron una serie de 21 cañonazos, los himnos nacionales de rigor, el presidente Abdelaziz Bouteflika y un tal Roberto Núñez, de 84 años, ex sindicalista de la UOM que –como Frantz Fanon– llegó en los años 60 a ese país para apoyar la lucha por la independencia y todavía vive allí, con el apodo de “El Combatiente”. Los honores duraron 25 kilómetros más, por el camino del aeropuerto a la residencia oficial de verano, en el balneario de Zeralda. La bienvenida también incluyó el agregado de una reunión no prevista entre los dos mandatarios (originalmente era una sola, prevista para hoy).

La gira que empezó ayer la Presidenta por el norte de África durará una semana. Los asesores del Gobierno subrayan que es un viaje de negocios y señalan que el arquitecto de la gira proexportaciones es el embajador Luis María Kreckler, subsecretario de Comercio Internacional. El alcance de los acuerdos que se puedan anudar y de la recepción de la delegación argentina podrá ser pulsado hoy, cuando Cristina pronuncie su discurso en el marco del seminario “Oportunidades de negocios e inversiones entre Argentina y Argelia” en el hotel Sheraton. Julio De Vido hará gestiones paralelas con los inversores del Magreb, el corredor de países árabes del norte africano.La delegación argentina, nutrida con 70 empresarios, quiere intensificar la curva ascendente de los últimos años. En ese lapso, el comercio bilateral se incrementó un 585,21%, según cifras oficiales. El balance muestra que la Argentina vendió cereales, grasas y aceites animales o vegetales, derivados de la industria alimentaria y manufacturas de fundición de hierro o acero, más autopartes.

La balanza comercial entre ambos países muestra un creciente superávit para la Argentina, que se consolida como noveno proveedor de Argelia, primer destino de las exportaciones argentinas en la región del norte de África.

Al finalizar los primeros ocho meses de 2008, las exportaciones ya suman 760 millones de dólares –lo que hace prever que llegarán a los 1.000 millones– con un balanza bien definida: la Argentina apenas importó por 20 millones de dólares. “Es un mercado importante: venden gas y el resto lo importan”, subrayaron ayer en la delegación argentina.

La fortaleza de Argelia es el gas. Tiene la octava reserva más importante del mundo. Es el quinto productor mundial de gas natural y el segundo de gas licuado. El petróleo es de alta calidad y de fácil extracción. Sus clientes preferenciales son Italia y España.

Las fuentes oficiales indicaron que Cristina Fernández y Abdelaziz Bouteflika estuvieron reunidos, a solas, durante una hora. Y que la Presidenta relató sus impresiones de la cumbre del G-20 en Washington. Hoy volverán a verse en el Palacio El Mouradia, sede del gobierno argelino. Está previsto que barajen temas de cooperación energética y la firma de acuerdos de cooperación nuclear y comunicaciones satelitales, entre otros.

Entretanto, cerca de la Presidenta seguían hablando de la participación en la cumbre del G-20. “Es bueno haber estado ahí, además se acordó con Brasil, hubo reuniones con legisladores de Barack Obama y hasta una conversación con un probable secretario de Estado: fue positivo”, decían.

Comentá la nota