“Más que regular la noche se la quiere censurar” afirmó Arias

Viedma (APP).- En la ciudad de Viedma se ha entablado una nueva discusión, en este caso respecto a la ordenanza que se pretende sancionar desde el Concejo Deliberante que regula y clasifica a los locales nocturnos.
En diálogo con la Agencia APP el Dr. Gabriel Arias propietario de un local nocturno de la ciudad de Viedma explicó que el tema de horario es uno de lo puntos del debate, pero afirmó que esto tenía muchas aristas “creo que más que regular la noche se la quiere censurar, porque es casi una censura encubierta teniendo en cuenta lo que son hoy los usos y costumbres de la sociedad en la que vivimos”.

Ante este problema de pautas culturales, donde la gente esta acostumbrada a actuar de determinada manera con determinadas prácticas sociales y culturales Arias sostuvo que “este es un problema de la sociedad en general, no sólo de los menores. El comienzo de la discusión fueron los menores y es un tema que obviamente tiene coincidencia absoluta de los padres, de los mismos menores, de la sociedad, del tercero ajeno al boliche y de los bolicheros, estamos todos de acuerdo que a los menores hay que cuidarlos y protegerlos, pero con ese disfraz nos metieron en una mesa de discusión”.

Vale aclarar que los empresarios de los locales nocturnos de la ciudad sólo concurrieron a una reunión realizada por el municipio y el Concejo, donde también participaron Juntas Vecinales y jóvenes. “Pretendíamos tener una reunión con el Concejo o algunos concejales y los propietarios de lugares nocturnos porque hay cuestiones que el que no las maneja no las conoce. Es decir que no fuimos tenido en cuenta, esa fue la sensación que yo me lleve porque uno de los propietarios de un local nocturno planteó formar una mesa de trabajo y nos dijeron que la presentemos por escrito como diciendo: no tenemos ganas de charlar con ustedes”.

Además Arias agregó que bajo el disfraz de cuidar a los menores se pretendía sancionar una ordenanza que iba más allá de eso, con el consentimiento inicial de todos, pero se habían empezado a mezclar cuestiones como el horario, el factor de ocupación, las tremendas inversiones que se exigen.

“Creo que hay un apresuramiento injustificado en sancionar una ordenanza de este tipo donde se cambian prácticamente las costumbres” y va a tener “consecuencias negativas no solo para los bolicheros sino para la sociedad misma” acentuó.

El proyecto oficial en uno de sus puntos contempla una hora de cierre a las 5 de la mañana para mayores de 18 años los días sábados y para los menores a las 4.30. Por su parte la concejal Laura Ramos (PPR) propuso que desde el mes de diciembre se aplique el horario de verano, es decir una hora más a cada franja mencionada.

Si bien el proyecto aún no fue sancionado, los propietarios de los locales nocturnos presentaron una carta dirigida al Concejo Deliberante Viedmense donde manifiestan que “los hábitos que hoy constituyen aspectos acendradamente culturales de la sociedad devenidos de conductas inveteradas traídas a través del tiempo, merecen para su cambio una gradualidad que vaya guiando y enderezando esos procederes de acuerdo a los fines propuestos en la norma en debate” además en su desarrollo explica que “para el cumplimiento de todos los aspectos edilicios y de seguridad se pretende un temperamento razonable de gradualidad”.

Por su parte respecto a esta ordenanza que regula y clasifica los locales nocturnos Arias sostuvo que muchos lugares iban a tener que cerrar, iban a haber menos lugares para los chicos para los que trabajan, “ya no se puede legislar tan bruscamente sobre una cuestión tan delicada como la noche, sin escuchar a los propietarios de los boliches, sin escuchar muchas veces a los jóvenes y a los no jóvenes”.

Para los locales que no dejen entrar a menores de 18 años de edad “esto va a ser casi una clausura y si no van a tener que transformarse en lugares que no venden alcohol”.- (APP)

Comentá la nota