Regulan publicidad política en Winifreda

La intendenta Berta Herlein consideró que todos los habitantes son garantes del cuidado del espacio público pero los partidos políticos deben ser responsables de su mantenimiento.
A dos semanas de las elecciones legislativas, el Concejo Deliberante de esta localidad sancionó por unanimidad una ordenanza que regula la propaganda política y comercial dentro del casco urbano. La intendenta Berta Herlein presentó el proyecto ante la necesidad de conservar limpia la localidad. "Todos los habitantes debemos ser garantes del cuidado del espacio público, pero los partidos políticos, principalmente, deben ser responsables de su mantenimiento", enfatizó la jefa comunal.

La norma prohíbe la pegatina de afiches, escrituras y pinturas políticas y comerciales en todos los edificios públicos hasta la confección de murales con fines político-partidarios o mercantiles. Veda también la colocación de anuncios del mismo tenor en señales viales o en sus estructuras portantes, en los árboles, columnas de alumbrado público, refugios de paradas de colectivos, bancos, cestos de basura, plazas, fuentes, parques, monumentos, cabinas telefónicas y en todo otro equipamiento urbano. Los pasacalles de tela o de materiales similares estarán suspendidos en columnas de cemento o soportes de redes eléctricas ubicadas en una misma esquina, es decir, que no podrán cruzar de un extremo a otro de la calle. Antes de colocarse, los interesados deberán presentar ante el municipio la autorización emitida por la empresa propietaria de las columnas.

Limpieza y remoción.

La ordenanza permite la pegatina de afiches, escrituras políticas y comerciales en tapiales y paredes de propiedad privada previo permiso del municipio y la conformidad escrita de los dueños del espacio a utilizar. La publicidad partidaria y comercial deberá canalizarse a través de afiches sobre bastidores o pancartas móviles o fijas u otros métodos no prohibidos en esta ordenanza. Transcurrida cada elección, los partidos políticos deberán hacerse cargo de la limpieza y remoción de los materiales publicitarios en un plazo que no podrá exceder los 30 días corridos.

Serán responsables del incumplimiento de la ordenanza los comerciantes y propietarios de las marcas a las que pertenezca la publicidad y las agrupaciones políticas que impulsan a un cargo público a los candidatos publicitados. Se aplicarán las sanciones establecidas en el Código Regional de Faltas cuyo artículo 49 determina multas de 50 a 1.000 Unidades Fijas, sanción que se duplicará cuando las faltas se cometieran en cementerios, iglesias, establecimientos educativos, accesos y o construcciones accesorias. Cada Unidad Fija equivale a un litro de nafta súper.

Vacío legal.

Esta ordenanza viene a cubrir un vacío legal que existía en esta materia pero fue sancionada después de que los dos partidos políticos tradicionales (PJ y UCR) desplegarán la parafernalia política acorde a estos tiempos electorales. El PJ lleva la delantera en pasacalles y pancartas que publicitan a sus candidatos a diputados y senadores hasta colocó una cartel de grandes dimensiones en el alambrado olímpico del estadio Miguel Eloy Baldovino que se encuentra cercano a las boleterías. Esa práctica molestó a muchos socios del Club Social y Deportivo porque consideran que esa institución no debería ceder su infraestructura para cuestiones políticas. Los únicos que hasta ahora no han abusado del espacio público son los integrantes de la mesa promotora de "Es Posible", la fuerza política del gobernador de San Luis, Alberto Rodríguez Saá.

Comentá la nota