Regulan a los generadores y operadores de residuos peligrosos

El Concejo Deliberante paranaense creó un registro en el que deberán inscribirse comercios como talleres mecánicos, estaciones de servicios e imprentas, para poder funcionar.
Durante una sesión extraordinaria realizada este lunes, el Concejo Deliberante de Paraná sancionó por unanimidad una ordenanza que crea el "Registro Municipal de Generadores y Operadores de Residuos Peligrosos".

La norma –autoría de la presidenta del bloque justicialista, Marta Alem– determina que serán consideradas de aquella manera las iniciativas comerciales, industriales o de servicios que produzcan residuos provenientes de: talleres mecánicos, lubricentros que realicen cambio de aceite y filtros, talleres de chapa y pintura, estaciones de servicio, bocas de expendio de hidrocarburos, imprentas y cualquier otra iniciativa comercial que genere o manipule residuos líquidos, sólidos o gaseosos considerados peligrosos según la ley nacional Nº 24.051 y la provincial Nº 8.880.

El Registro estará a cargo de la Secretaría de Medio Ambiente de la Municipalidad, que será el organismo que regule y controle a los generadores y operadores de residuos peligrosos. Éstos tendrán un plazo de 90 días corridos para registrarse, a partir de la promulgación de la ordenanza.

Quienes no estén inscriptos, no podrán acceder a la habilitación comercial correspondiente, y en consecuencia quedarán inhabilitados para ejercer ninguna actividad comercial, industrial o de servicio.

Para obtener la habilitación deberán presentar un informe técnico realizado por un ingeniero especialista en la materia, inscripto en su colegio correspondiente, y una amplia documentación.

El cuerpo sancionó también otra ordenanza impulsada por el concejal Agustín Díaz (PJ), por la cual se desafectó un terreno ubicado en calle Ángel Vivanco –Barrio 80 Viviendas– para afectarlo a dos familias con necesidades especiales.

Una de ellas cuenta entre los integrantes de su grupo, con un niño de 6 años que debe ser sometido a un transplante de médula ósea a la brevedad y solicitó el predio para construir en el mismo su vivienda.

El otro caso es el de una madre de dos hijos, de 10 y 6 años de edad respectivamente, con capacidades diferentes y que también reclama la posibilidad de construir una unidad habitacional propia. En razón de la gravedad social de ambos casos, el Concejo aprobó la iniciativa por unanimidad.

Comentá la nota