Ni el regreso de Palermo opacó la gran victoria de Newell's en La Bombonera.

Ni el regreso de Palermo opacó la gran victoria de Newell's en La Bombonera.
Fue por 2-0 con goles de Armani y Sperdutti, ambos en el segundo tiempo. El goleador volvió a pisar una cancha después de seis meses, pero el equipo de Ischia se vio superado por su rival. La Lepra está en la punta con Huracán.
Salió del tunel con su cabellera rubia y recibió la primera gran ovación de la tarde en La Bombonera. Martín Palermo volvía al fútbol después de seis meses. En agosto, en el mismo escenario, pero ante Lanús. El Titán saltó, cayó y se rompió los ligamentos de la rodilla derecha. Desde el banco de suplentes, al lado de Ischia y acompañado por Rodrigo Palacio, el goleador alentó a Boca que recibía a Newell's, con la misma ilusión de siempre. Entrar y gritar un gol.

Pero no iba a ser tan fácil para Boca. En los primeros minutos, en La Bombonera, el equipo de Roberto Sensini se plantó bien en un campo estropeado. Bernardi y Bernardello en el medio, Sperdutti por derecha, Vangioni a la izquierda, más Formica y Armani adelante, la Lepra fue el que contó con las mejores situaciones de gol. A los 3, Sperdutti y un zurdazo que tapó Abbondanzieri. A los 12, otra vez el volante, pero ahora con un derechazo desde afuera del área. Tapó el Pato. A los 13 cabeceó Schiavi a las manos del arquero. Y dos más tarde la bajó el Flaco en el área y Formica se lo perdió por el segundo palo. Increíble.

Mientras tanto, Boca empezaba a equilibrar las acciones a través de Riquelme. El enganche comenzaba a ganarles las espaldas a Bernardi y a Bernardello en ese medio campo poblado de gente. Porque Gaitán iba siempre por izquierda, Forlín luchaba como cinco y Fondacaro cubría la derecha. A los 26, llegó la más clara. Tras un tiro de esquina desde la derecha, la pelota quedó en el área. Le dio Viatri, pero Bernardi salvó en la línea. El rebote fue para Noir y Tito desvió su derechazo. El partido era parejo, luchado y muy caluroso.

El calor era insoportable. Las piernas pesaban y Juan Pablo Pompei decidió frenar el partido para que los jugadores se refresquen. Fue a la media hora exacta de juego. Después del agua, el partido cayó en un pozo. Se metía mucho en el medio, pero llegaban sin aire a las áreas. Sobre el final, Román habilitó a Noir que escapó a Schiavi y quedó cara a cara con Peratta, pero su zurdazo, débil, fue fácil para el arquero. Y en la última jugada, Sperdutti mandó el centro desde la derecha. Solos los dos, Vangioni y Armani, se perdieron el gol. Quisieron cabecear los dos y no lo hizo ninguno. Terminó mejor Newell's.

En el arranque del complemento, Newell's anunciaba el final. Sperdutti desbordó por derecha y envió el centro preciso para Armani, pero el rubio delantero desvió su cabezazo en la puerta del área chica. Dos protagonistas clave en la tarde de La Bombonera. Sin embargo, Boca no reparó en el peligro que le provocaban estos dos jugadores más Formica, siempre rápido y escurridizo, y fue en busca del gol de la victoria.

A los 9 Boca demostró de lo que es capaz. Fondacaro tocó para Viatri que de primera se la dio a Riquelme. Román giró y abrió a la izquierda para Gaitán, de zurda habilitó a Noir, cara a cara con Peratta. El zurdazo de Tito se fue por encima del travesaño cuando Riquelme reclamaba un pase al medio para definir. Gran jugada, aunque fue un espejismo. Newell's se recuperó. Ordenado desde el arquero hasta el último delantero. Con sacrificio, la Lepra inclinó la cancha hacia el arco de Abbondanzieri.

Escapó Formica a los 15. Y tocó para Armani que quedó frente a frente con el Pato. Roncaglia lo trabó justo, pero la pelota igual fue impulsada hasta la red del arco de Boca. Gol de Newell's, gol de Armani. Dos partidos en Primera para el ex Tiro Federal, dos goles. Estaba bien que el equipo de Sensini se pusiera en ventaja.

Primero ingresó Gracián por Fondacaro. Pero a los 22 explotó La Bombonera. A la cancha Martín Palermo, después de seis meses. Ingresó por Viatri. También fue Palacio por Noir. Y Boca, con sus Tanques apostaba a dar vuelta la historia. Un mano a mano de Palacio que tapó Peratta, eso fue todo antes del bombazo de Sperdutti que se clavó en el ángulo, selló el 2-0 y liquidó el partido cuando faltaban 18 minutos.

Boca forzaba un descuento que nunca llegó. Perdió el gran candidato como local. El calor, el mal estado del campo... No hubo excusas. Newell's superó a Boca con solidez defensiva y contundencia en ataque. Ganó la Lepra de Sensini que es puntero del Clausura junto con Huracán. El martes, un nuevo desafío para Boca: recibe a Deportivo Cuenca en el primer peldaño del gran objetivo para Ischia, la Copa Libertadores.

Comentá la nota