Regreso a clases: repararán las 380 escuelas de la provincia

Antes de febrero arreglarían el 70% de los colegios de San Luis. Entre los problemas más comunes a resolver se encuentran las cloacas y las instalaciones eléctricas.
Las escuelas de la provincia comenzarán el ciclo lectivo en óptimas condiciones edilicias. Durante enero la empresa SAPEM Construcciones comenzó con el plan de mantenimiento. Esperan reparar el 70% de las 380 escuelas sanluiseñas para fin de mes.

"Ya tenemos aproximadamente un 40% de las escuelas en mantenimiento. En lo que falta de este mes haremos un 30% más y para febrero tendremos todas las escuelas listas para comenzar las clases", aseguró la Encargada del Area de Mantenimiento de Escuelas de SAPEM, la arquitecta Rosana Trepenok.

El primer objetivo es restaurar las fallas que supongan un riesgo para los alumnos.

También planean extender el plan a los colegios privados que cumplan con tareas sociales como comedores infantiles.

En la primera etapa el Gobierno invirtió 60 mil pesos por edificio. Sin embargo Trepenok prevé que ese monto se reduzca con el paso de los meses, la clave sería "pedir a los directivos que enseñen a los alumnos a cuidar los arreglos", señaló.

Este es el primer año de implementación del plan que consiste en la asistencia permanente de las escuelas. Cada colegio lleva un cuaderno que es como su "historia clínica".

"Ese registro lo llevamos nosotros e Infraestructura Escolar, asentamos todo: primero los relevamientos, luego las prioridades y por último los trabajos que hicimos", explicó la arquitecta.

También mantienen reuniones periódicas con el área de Infraestructura Escolar para notificar a la empresa de los nuevos reclamos que presenten los directivos de los establecimientos.

La idea es llevar a cabo una visita mensual a cada escuela para revisar el estado de los arreglos y ver qué nuevas necesidades surgieron. Eso significa que el plan no tiene fecha de finalización. "Tenemos libro abierto por todo 2010 y si el plan funciona la idea es que el contrato se renueve cada año", afirmó Trepenok.

El proyecto nació con la meta de agilizar los trámites que permitan atender los reclamos de los directivos escolares más rápido. Por esa razón es que lo primero que dinamizaron es la comunicación entre la escuela y los trabajadores. "Como cada directora conoce a los obreros puede ponerse en contacto con nosotros o con el encargado de la cuadrilla entonces directamente se organiza y se arregla más rápido", comentó.

Las escuelas en las que más trabajó SAPEM son el colegio Santiago Besso de Merlo y el Hogar Escuela Eva Perón de Villa Mercedes. Una de las intervenciones más grandes de la capital es en la escuela Juan Crisóstomo Lafinur.

La arquitecta dijo que hay diferencias en los arreglos que la empresa realiza en las zonas rurales y en la ciudad.

Y agregó que en el campo los problemas que más atienden están relacionados con la falta de una estructura sanitaria más adecuada. "Falta de agua, de cloacas y tapadura de los pozos sépticos es lo que más arreglamos. También reparamos bombas", enumeró Trepenok.

Otro problema muy común en zonas rurales son las fallas eléctricas. "Como trabajan con grupos electrógenos algunos aparatos se queman. Así que estamos reparando tableros y disyuntores que en algunos casos están en mal estado o ya no funcionan", contó.

Y añadió que también llevan a cabo trabajos para arreglar las cocinas de los establecimientos y que encontraron problemas relacionados con la antigüedad de los edificios como los revoques caídos.

Además resaltó que en los colegios del centro, que tienen resueltos los problemas de cloacas y a los que llega agua potable, tuvieron que reponer los accesorios de los baños como perillas y manijas. Estos desperfectos responden más a una falta de cuidados por parte de los alumnos.

Esas son las prioridades de SAPEM en la primera etapa luego seguirán con reparaciones más superficiales como pintar los edificios.

Trepenok destacó la labor de su equipo y admitió que ella sólo es la cara visible. "En la parte técnica, entre arquitectos, ingenieros y maestros mayores de obras, somos 5 y luego un equipo igual por región, en total unas 20 personas". Además trabajan las cuadrillas que por lo general forman grupos de 15 obreros; aunque la cantidad de personal varía según las necesidades de la escuela.

Desde que se puso en marcha el proyecto las respuestas fueron favorables: "Los directivos están conformes porque antes no resolvían los problemas tan rápido", concluyó Trepenok

Comentá la nota