"Las reglas están para cumplirse"

Lo dijo Lorenzetti, en referencia a los tratados internacionales que firmó el país en materia gremial
El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, ponderó ayer el fallo en favor de la libertad sindical, a la vez que consideró la previsibilidad y la seguridad jurídica "factores fundamentales" para el desarrollo económico.

Lorenzetti había llegado al hotel Alvear invitado por la Cámara Española de Comercio de la República Argentina (Cecra) para hablar sobre jurisprudencia de la Corte Suprema sobre empresas y negocios.

Pero enseguida el tema del día -el fallo en el que el máximo tribunal le reconoció fueros a un delegado que no pertenece a una asociación con personería gremial- se coló entre las preguntas de los invitados, entre los que había representantes de las 15 mayores empresas españolas con intereses en la Argentina.

"¿Este fallo ayuda a la seguridad jurídica?", fue la pregunta de la audiencia que leyó el presidente de Cecra, Guillermo Ambrogi.

"No estamos ni a favor ni en contra de la libertad sindical, pero hay que cumplir los convenios internacionales que firmó nuestro país en la materia; en ese sentido se puede hablar de seguridad jurídica", argumentó Lorenzetti, que también citó los requerimientos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el tema.

El presidente de la Corte Suprema explicó que los convenios internacionales sobre libertad sindical que suscribió la Argentina fueron un punto central en el que se basó el tribunal para decidir. "Si a uno no le gusta un convenio puede no firmarlo, pero después de que lo firma lo tiene que cumplir", sintetizó.

Antes de las preguntas, que lo llevaron por los temas más variados de la actualidad judicial, Lorenzetti había aprovechado su exposición para contar en detalle todos los proyectos que lleva adelante el tribunal que preside y hacer una defensa de la seguridad jurídica y la previsibilidad para el desarrollo económico.

Consecuencias

"Los argentinos con mucha frecuencia creemos que no tiene consecuencia dejar de lado las reglas", señaló Lorenzetti, que prefirió no mencionar jamás al Gobierno ni a los otros poderes del Estado, sino referirse a la sociedad en general.

En esa línea, citó una máxima judicial que dice que no es tan importante que la regla sea buena o mala, sino que exista. Además, el presidente del máximo tribunal llamó a "asumir la interdependencia entre fortalecimiento institucional y desarrollo económico".

Como ejemplo del tema puso el fallo de la Corte Suprema sobre el corralito financiero tras la crisis de 2001, y recordó que después de dos años de discusiones internas el tribunal acordó respetar el derecho del acreedor, salvo cuando estuviera comprometida (por hipoteca) la vivienda del deudor.

"Es muy importante que todos estemos dispuestos a defender estos principios", reclamó.

Lo escuchaban el embajador de España en la Argentina, Rafael Estrella, y gerentes y directores de Telefónica, Mapfre Argentina, Repsol YPF, BBVA-Banco Francés, Gas Natural BAN, Banco Galicia e Indra, entre otras empresas con capitales españoles.

También había representantes de empresas nacionales, pero que exportan a ese país, y de varios estudios jurídicos que trabajan para las principales compañías españolas.

"La propiedad y el contrato tienen un rango constitucional" en el país, aseguró Lorenzetti después de ganarse a la audiencia al recordar que España y la Argentina tienen en común "mucho más que economía".

Comentá la nota