Registraron variaciones en las tasas de comercio de cada departamento

Los municipios de Mendoza perciben valores que van del 0,1% al 0,6% de las ventas. No obstante, las comunas más populosas están entre las que menos cobran en el país. Lo dice un estudio nacional.
Un quiosquero de San Martín o Godoy Cruz paga seis veces más tasas municipales que uno de Capital o Maipú. El mismo comerciante, además, abona un porcentaje tres veces mayor del Impuesto a los Ingresos Brutos que cualquier productor agropecuario mendocino.

Así se desprende de una comparación que realizó este año el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) entre importes que cobran los municipios más poblados del país, dentro de un detallado trabajo sobre las cargas tributarias que imputan los estados nacional, provinciales y municipales, a pedido de la Cámara Argentina de Comercio.

De acuerdo con los resultados que presenta este informe, los municipios más populosos de Mendoza están entre los 27 –en un universo de 100 comunas– que imponen menores tasas al comercio.

El IARAF calculó un indicador porcentual de lo que exigen los municipios más poblados del país sobre la facturación total bruta de un negocio contribuyente "modelo".

De este modo, descubrió que un comerciante de Godoy Cruz tributa a esa Comuna el 0,6% de sus ventas. Esto, sin restarle los costos propios de la actividad, como son el alquiler de un local, la compra de mercadería, el pago de salarios al personal y demás. Y en San Martín, el propietario de un establecimiento comercial de iguales características paga exactamente lo mismo.

El resto de las comunas cobra menos. En Guaymallén, las tasas a comercios son del 0,4% de la facturación bruta y en General Alvear, el 0,3%, mientras que en San Rafael equivalen al 0,2% de las ventas en dinero.

La ciudad de Mendoza y Maipú se ubican en el extremo opuesto, cobrando un tributo que equivale al 0,1% de lo que facturan los comerciantes.

Nadin Argañaraz, presidente del instituto que elaboró el informe, aclaró que estas cifras consideran solamente los montos fijos que deben tributar los negocios. No toma en cuenta las tasas municipales por publicidad en la vía pública, que ya tiene un fuerte impacto en los costos de algunas empresas en Mendoza.

Discriminación

Además de la comparativa entre municipios, el estudio del IARAF le sirvió a la Cámara Argentina de Comercio para demostrar que el sector sufre una intensa discriminación debido a las exenciones y la reducción de impuestos que benefician a otras actividades, como son la industria, el agro y la construcción (ver infograma).

También demostró que, entre un grupo de países vecinos o culturalmente afines, Argentina es el que impone el cóctel de tributos más alto sobre consumo y renta. Además, la facturación de los contribuyentes es alcanzada por tres vías, a diferencia de Chile, Brasil, México y Uruguay, que traccionan sobre dos.

El problema de fondo, según explicó Argañaraz, es el deficiente "régimen" de coparticipación que conserva la Argentina.

¿Impuesto para siempre?

El estudio que presentó la Cámara Argentina de Comercio (CAC) con el título "Discriminación impositiva al sector comercio en Argentina" tuvo en cuenta impuestos nacionales y provinciales, y tasas municipales. Sin embargo, dejó para otro informe la cuestionada carga a los créditos y débitos bancarios, conocido como Impuesto al Cheque.

Empresas y personas de todas las actividades económicas sufren por igual esta carga fiscal cada vez que depositan cheques o transfieren de sus cuentas bancarias.

Es un pedido generalizado la eliminación de este impuesto "de emergencia", que instauró Domingo Cavallo en el 2001 para fortalecer las debilitadas cuentas del Estado nacional. En el 2009, el Congreso discutió la forma en que este tributo beneficiara a las provincias. Fue una manera de legitimarlo.

Comentá la nota