REGIÓN | SALUD Alertan sobre los riesgos de la hiperhidratación

Con la llegada del verano, muchas personas se someten a dietas estrictas y hay quienes se exceden con el consumo de líquido porque suponen que eso los hará bajar de peso más rápidamente. Si bien es saludable beber dos litros diarios de agua, tomar mayor cantidad puede provocar una hiperhidratación, un trastorno muy serio que genera consecuencias renales graves. Es por eso que Info Región consultó a especialistas que explicaron cuáles son los riesgos que pueden correrse y cómo evitarlos.

El escaso consumo de líquido provoca serias consecuencias en los seres humanos. No obstante, lo que pocos saben es que la hiperhidratación también puede generar graves trastornos. Ante esta problemática, integrantes de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND) dialogaron con Info Región y explicaron los detalles de la afección.

Según indicaron los especialistas a este medio, "la hiperhidratación se produce cuando existe un exceso de agua en el cuerpo ya que se consume más líquido del que fisiológicamente alguien podría eliminar".

En este caso, lo que se produce es "una excesiva dilución del sodio en la sangre, por lo que se deja de producir la hormona antidiurética".

“Tomar más de 5 ó 6 litros de agua es perjudicial, está documentado y hay casos reales de gente que sufrió serios problemas de salud. No es recomendable tomar tanto líquido porque esto no produce ninguna consecuencia positiva. A pesar de que es más frecuente la deshidratación, este es un trastorno que avanza con los años”, precisó a Info Región María Celeste Concilio, nutricionista e integrante de la AADYND.

“El exceso de agua puede provocar cefalea y también un desequilibrio en el sodio que se encuentra en la sangre, lo que hace que los riñones deban funcionar demasiado”, agregó.

En ese sentido, resaltaron que "una persona que pesa 68 kilogramos tiene aproximadamente 38 litros de agua en el cuerpo". De éstos, "entre 23 y 26 están en el interior de las células, 7,5 en el espacio que las rodea y una cantidad ligeramente inferior a 4 litros está en la sangre".

Este volumen de agua en la sangre es muy importante para el funcionamiento del cuerpo y debe mantenerse constante, "es por eso que una sobredosificación de líquido puede ser perjudicial".

"Por lo general, es recomendable que una persona tome entre 2 litros y 2 litros y medio, menos no es saludable; pero más tampoco”, remarcó Concilio.

El pasado 12 de diciembre de 2008 los ingleses se conmocionaron con la muerte de Jacqueline Henson, una mujer de 40 años que murió luego de haber bebido cuatro litros de agua en menos de dos horas, mientras realizaba la dieta denominada Lighter Life, para poder perder peso en poco tiempo.

Al tomar esa gran cantidad de líquido, la mujer sufrió una hinchazón del cerebro que le causó un colapso y, pocas horas después. falleció.

Comentá la nota