REGIÓN | ECOS DE LA NAVIDAD El centro de Lomas amaneció repleto de basura después de Nochebuena

El rasgo sobresaliente del paisaje urbano del centro de Lomas de Zamora fue la suciedad de sus calles y la acumulación de bolsas de basura y desperdicios en las veredas. La zona más afectada por la ausencia del servicio de recolección de residuos fue la comprendida entres las calles Boedo, Loria, Meeks y la avenida Hipólito Yrigoyen.

La actividad comercial previa y los festejos de Noche Buena dejaron abarrotadas de bolsas de basura y desperdicios de todo tipo las calles del centro de Lomas de Zamora.

Entre las causas de la degradación temporal del paisaje urbano se destacan el aporte realizado por los locales comerciales la noche del 24 y el de los jóvenes que animaron la actividad nocturna del 25 tras el brindis.

Aunque, lo que realmente potenció la acumulación de grandes cúmulos de residuos fue la suspensión momentánea del servicio de Higiene Urbana. La situación, no obstante, se normalizó ayer por la noche cuando los camiones compactadores volvieron a circular por lo que hoy la ciudad ,se espera, amanecerá nuevamente limpia.

Durante su recorrida por el área cercana a la estación ferrovíaria Info Región pudo comprobar que el circuito más perjudicado fue el delimitado por las calles Boedo, Meeks, Loria y la avenida Hipólito Yrigoyen.

En algunas de esas esquinas las bolsas acopiadas sobrepasaron el metro de altura y todas las bocas de tormenta se vieron colapsadas por desperdicios de tamaño considerable como cajas de cartón mojadas y botellas.

“Es una vergüenza, no se pueda transitar por la calle ni caminar por la vereda. La única forma es sorteando bolsas de basura”, le comentó un transeúnte casual a una cronista de Info Región en la esquina de intersección de la peatonal Laprida y Meeks.

Consultado por este medio un residente del lugar, Leandro Decandido (22), que vive al cien de la calle Loria, se quejó porque el Municipio no haya “tomado ninguna acción” para contrarrestar la interrupción del servicio de recolección de basura y advirtió sobre otra problemática: las dificultades para estacionar.

“Hay botellas vacías en los cordones que quedan escondidas debajo de papeles y cartones y son un peligro a la hora de entrar a un cochera o estacionar en la vereda. La verdad que además de una vergüenza toda esta mugre es un peligro”, completó el vecino.

Pasó papá Noel y el regalo para el centro lomense fue basura navideña. Hoy, sin embargo, la situación promete ser otra. De ser así, la ciudad agradecida.

Comentá la nota