REGIÓN | BACHES Y MÁS BACHES EN LOS BARRIOS Las calles rotas, un habitual motivo de queja y enojo

Los baches, las esquinas y calzadas repletas de agua estancada se convirtieron desde hace tiempo en la principal razón por la que los vecinos reclaman a las autoridades comunales. En diálogo con Info Región dicen que "nadie esucha ni da solución". Las intersecciones de Aguilar y Pico, en Lanús; Merlo y Estocolmo, en Lomas; Mariano Acosta y Colón, en Echeverría; y Conscripto Bernardi y Arias, en Brown, son claros ejemplos de una problemática que persiste.

Los problemas de obras siguen siendo la principal preocupación de los vecinos de la región, sea del barrio que sea. No hay distinciones a la hora de encontrar baches "decorativos" y calzadas inundadas por completo.

Info Región recorrió algunas zonas y comprobó que el reclamo más numeroso es el de arreglos de asfaltos y limpieza de las calles, la cara visible de cada vecindario. La falta de mantenimiento de ciertos espacios públicos genera malestar en quienes aseguran hacer los reclamos correspondientes, en su mayoría, sin respuesta.

Las intersecciones de Aguilar y Pico, en Lanús; Merlo y Estocolmo, en Lomas de Zamora; Mariano Acosta y Colón, en Echeverría; y Conscripto Bernardi y Arias, en Almirante Brown, son claros ejemplos de las malas condiciones en las que se encuentran las calles.

En algunos casos, los baches tienen más de 10 centímetros de profundidad y el agua se estanca, lo que provoca piletones de líquido contaminado que deben sortear día a día los vecinos que circulan por el barro. A este problema de infraestructura hay que agregarle el temor creciente por la epidemia del dengue, que provoca pánico cuando una familia tiene que vivir en un barrio con estas condiciones.

"Los pozos son verdaderos focos infecciosos porque el agua estancada no se escurre por ningún lado y permanece en el lugar durante mucho tiempo. Es un peligro porque puede ser un lugar para el crecimiento de los mosquitos", indicó Ramón Alegre, uno de los vecinos de Lanús. Y agregó: "Los coches se rompen, sobre todo el tren delantero y los amortiguadores y cientos de veces se produjeron choques porque intentan esquivar un pozo y se dan con el auto que viene de frente".

En tanto, en Merlo y Estocolmo –Lomas-, la gente argumentó que allí hay "huecos gigantes" y "desniveles desproporcionados en el asfalto", que parecen no tener solución, ya que "nadie responde al reclamo".

Por su parte, las personas que residen en Almirante Brown relatan que una de las peores situaciones a la hora de hablar de infraestructura se encuentra en la intersección de las calles Conscripto Bernardi y Arias. Allí, los baches y la basura, sumados al bajo nivel de esas calles, hacen que la situación se torne realmente insoportable para los que circulan por allí a diario.

Esta situación se repite en Mariano Acosta y Colón, en Echeverría. En ese sitio los contribuyentes señalaron que "hace más de tres años está en la misma condición, pero el pedido no fue escuchado".

Frente a esta problemática, suelen sacar a relucir el ingenio y tratan de solucionar el problema por mano propia. Nunca mejor dicho. Es que tiran en los pozos arena, escombros, ramas; todo sirve a la hora de tapar el hueco y emparejar un poquito la calle. Claro, pese a la intención de los vecinos, los arreglos duran poco y el problema persiste.

Comentá la nota