REGIÓN | ANTENA DE TEMPERLEY Presentaron un recurso de amparo para detener la instalación

En las últimas semanas la Justicia de San Martín se expidió a favor de la empresa Claro y le otorgó el permiso de continuar con la instalación. Es por eso que los vecinos de Temperley presentaron un recurso de amparo. La colocación se detuvo de manera temporaria, pero la gente del lugar aseguró que continuará "la lucha hasta que se desmantele".

En enero habían logrado que se dictara la orden de desmantelamiento para la antena de telefonía celular, que está ubicada en el interior del Lawn Tenis de Temperley. La lucha parecía haber terminado para los vecinos de las inmediaciones que desde el primer día se opusieron a su colocación. Sin embargo, a mediados de febrero el caso pasó a los Tribunales de San Martín y allí la empresa obtuvo el permiso para continuar con la instalación.

Los vecinos azorados no comprendían qué estaba pasando. Cuando imaginaban que los camiones empezarían a llevarse los gigantescos pedazos de metal que aún descansaban en el club se dieron cuenta de que en realidad seguiría la instalación.

"No sólo no se desmanteló la antena sino que pudimos observar que ya tiene los cables y se encuentra todo conectado como para que empiece a funcionar. Las autoridades del club nos mintieron, ya que nos dijeron que era simplemente una estructura vacía y en realidad ya esta casi completa", contó a Info Región Wilson Alfredo, uno de los vecinos que encabeza el pedido de desmantelamiento.

Al enterarse de la medida tomada por la Justicia de San Martín, los residentes decidieron poner manos a la obra y presentaron otro recurso de amparo para solicitar que se detenga la construcción.

A raíz de este pedido, hace una semana cesaron los trabajos en el interior del club. Sin embargo, la gente del lugar que proclama "un espacio libre y seguro" para vivir sostuvo que "ésto recién empieza señalaron que "continuarán con la lucha" hasta que la antena sea desmantelada.

Desde que la estructura fue colocada en el interior del club, los mostraron su descontento y su oposición a la instalación ya que argumentaron que "trae aparejado problemas en la salud".

"Ese tipo de artefactos no pueden estar colocados en clubes ni tampoco cerca de las escuelas, y eso no fue respetado. Con esto intentamos preservar nuestra propia salud y la del resto de la gente que vive en las inmediaciones", señalaron los vecinos.

En primera instancia el juez Raúl Donadío, de la Justicia de Lomas de Zamora, se expidió a favor del reclamo de la gente e intimó a la empresa prestadora del servicio de telefonía y a la Municipalidad a "desmantelar la torre". Pero todo se cambió en unas pocos semanas y ahora el reclamo volvió reflotarse en Temperley.

"No tenemos ningún enfrentamiento personal con la firma (Claro), ni tampoco con las autoridades (del club). Estamos preservando el bienestar del barrio. De todos modos seguiremos reuniéndonos semanalmente para poder concretar nuestra lucha lo antes posible", aclaró Alfredo.

Los vecinos continúan manteniendo encuentros todos los viernes en la esquina, a metros de la ubicación de la antena, en forma de reclamo. Y adelantaron que apenas comiencen los campeonatos de tenis retomarán las movilizaciones y marchas frente a las instalaciones.

Comentá la nota