Régimen de flagrancia, en duda por reducción presupuestaria

La disminución en 32 millones de pesos del presupuesto del Poder Judicial para el año 2010 obligaría a postergar en la Provincia la puesta en marcha del régimen de flagrancia. El nuevo procedimiento fue incorporado al Código Procesal Penal por la Legislatura en septiembre pasado, a instancias de una iniciativa del Poder Ejecutivo.
La disminución en 32 millones de pesos del presupuesto del Poder Judicial para el año 2010 obligaría a postergar en la provincia la puesta en marcha del régimen de flagrancia, que fuera incorporado al Código Procesal Penal por la Legislatura en septiembre pasado, a instancias de una iniciativa del Poder Ejecutivo.

La implementación práctica de este nuevo procedimiento que pone en cabeza de los fiscales la investigación de la causa –que apunta a lograr una rápida resolución de delitos dolosos sancionados con pena de multa, inhabilitación o privativa de la libertad que no supere la pena de seis (6) años de prisión, cuyos autores fueran aprendidos al momento del hecho– implicaba aumentar la estructura funcional del Ministerio Público Fiscal y la creación de dos juzgados de Ejecución, uno por cada distrito judicial de la Provincia.

A principios del mes de noviembre, a los fines de la implementación del procedimiento instituido por ley 792 dictó la acordada 72/09, mediante la que solicitó al Consejo de la Magistratura llame a concurso para la designación de dos Jueces de Ejecución y dispuso el llamado a concurso para nombrar dos Fiscales, dos Secretarios de Fiscalía y cuatro 4 empleados para ese ministerio Público, y dos Secretarios para los nuevos juzgados de Ejecución. Además, contemplaba designar al resto de la planta de cada Juzgado, consistente en tres Oficiales y dos Auxiliares. La acordada preveía también la adquisición del mobiliario y equipamiento necesario para esas nuevas estructuras funcionales.

Obviamente, para poder satisfacer estos requerimientos, el Poder Judicial había contemplado la necesidad de contar con un presupuesto de casi 134 millones de pesos, el que finalmente fue fijado por la Legislatura en 102 millones lo que imposibilitaría afrontar esas mayores erogaciones. De manera tal que el régimen de flagrancia, que fue presentado por el Poder Ejecutivo como una alternativa válida para reducir los índices de inseguridad en Tierra del Fuego, quedaría en suspenso.

Fuentes judiciales precisaron que esta restricción presupuestaria podría, también, demorar la implementación del sistema de mediación para la resolución de disputas, que fuera instituido en octubre mediante la sanción de la ley 804.

"Una pauta de incremento pareja"

Desde el Poder Ejecutivo se defendió la decisión del Parlamento de aprobar un presupuesto que autoriza los créditos presupuestarios globales para los tres poderes del estado, organismo de control y descentralizados, para posibilitar la sanción de la norma antes de la finalización de este 2009. Además se aseguró que la determinación de reducir los presupuestos originalmente planteados por la Legislatura, la Justicia, el Tribunal de Cuentas y la Fiscalía de Estado respondió a la necesidad de adecuar el nivel de gastos a las reales estimaciones de ingresos para 2010.

El ministro de Economía, Rubén Bahntje, sostuvo que por una cuestión de tiempo la Legislatura no estaba en condiciones de reformular los anexos del presupuesto a los niveles de gasto acordados antes del 31 de diciembre, de allí que se haya resuelto autorizar que la distribución de créditos las realice cada una de las jurisdicciones responsables de la ejecución de gastos.

Para despejar cualquier tipo de duda sobre la mecánica adoptada para definir el monto presupuestario asignado a Poderes y órganos de control, mencionó que "se tomó como base el ultimo presupuesto aprobado, el del 2007, y sobre los créditos presupuestarios aprobados en esa ley para cada Poder se tomó, como parámetro común, un incremento del 80% para todos". Interpretó que de esta manera se estaba atendiendo de manera adecuada las necesidades de cada sector, porque dijo que "no hubo en ninguno de los Poderes un gran incremento de planta de personal que pueda justificar grandes variaciones" en los gastos. De todas maneras señaló que "sin en 2010 la recaudación aumenta, o si hay necesidades de otro tipo, se podría volver a conversar el tema para mandar las modificaciones que hagan falta a la Legislatura".

En cuanto al destino que se le dará a los 40 millones de pesos en que incrementado el presupuesto del Poder Ejecutivo, mencionó que todavía estaba siendo motivo de análisis.

Comentá la nota