El régimen chavista profundizó la división política de Caracas

Dos marchas, una a favor y la otra en contra del mandatario bolivariano, marcharon por las calles de la capital de Venezuela. La fecha elegida fue un nuevo aniversario de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez
El aniversario de la caída de la dictadura del general Marcos Pérez Jiménez fue la excusa ayer, en Venezuela, para que oficialistas y opositores midieran su poder de movilización en sendas marchas que marcaron de hecho el inicio de la campaña proselitista de cara a las elecciones legislativas de septiembre. De un lado, la llamada "marea roja" de los seguidores del presidente Hugo Chávez formalizó el comienzo de la campaña por una segunda reelección del líder bolivariano, en 2012, y del otro, los opositores usaron la consigna estudiantil "Chávez estás ponchao (fuera)", robado al lenguaje del béisbol, para cuestionar la gestión del Ejecutivo.

Los chavistas arrancaron desde varios puntos de Caracas para confluir en los alrededores del Palacio de Miraflores, en el centro, y los opositores fueron hacia un popular barrio del este, Petare, cuya alcaldía maneja Carlos Ocariz.

Tras cinco años de dominio absoluto del oficialismo en el Congreso, el 26 de septiembre habrá comicios para renovar el cuerpo.

Las dos manifestaciones ponen en evidencia, además, las diferentes lecturas que se hace de la caída de Pérez Jiménez, en 1958. Para el chavismo, se trató de un hecho histórico protagonizado por el pueblo y un sector de las Fuerzas Armadas, del que se apropiaron los partidos de derecha, cuando, meses después sellaron el Acuerdo de Punto Fijo, por el que Acción Democrática (AD), Comité de Organización Política Electoral Independiente (COPEI) y Unión Republicana Democrática sentaron las bases de un proceso que cerró la opción de otras fuerzas Tal proceso duró hasta 1998, cuando el triunfo de Chávez, sin la maquinaria de las fuerzas tradicionales, ganó las elecciones y llegó al poder.

Los partidos opositores recordaron también los 52 años de la caída de la dictadura, con el vaticinio de que la unidad popular que se expresó en 1958 revivirá en las próximas votaciones.

El ministro de Obras Públicas, Diosdado Cabello, acompañó la "marea roja" oficialista y bromeó con que del otro lado de la ciudad estaban marchando "las viudas" del Pacto, que "destrozaron al país con partidos plagados de fascismo", mientras del lado opositor se pronunciaba "el pueblo alegre, que sueña con su comandante Chávez al frente, construyendo el socialismo".

A su turno, el líder del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Aristóbulo Istúriz, ratificó que con la marcha de hoy comenzó lo que se dio en llamar la "campaña admirable", para impulsar la segunda reelección de Chávez en el 2012.

"Los sectores contrarrevolucionarios tienen una doble moral, al querer celebrar una fecha en la que su participación consistió en la traición al pueblo venezolano", señaló Istúriz.

Por su parte, el dirigente del PSUV Freddy Bernal afirmó que "hoy se reafirma que Venezuela es chavista, bolivariana y socialista" y prometió "un triunfo contundente en las próximas elecciones", según la agencia DPA.

Mientras, la oposición hizo suyo el lema popularizado por el movimiento de estudiantes universitarios que se opone al gobierno y las pancartas con "Chávez estás ponchao" encabezaron la manifestación hacia Petare.

El lema opositor nació el domingo pasado, en el estadio de béisbol de Valencia, en el centro del país, donde la fuerza pública reprimió a los estudiantes que levantaron la pancarta en las gradas, para protestar por los racionamiento de agua y luz eléctrica y reclamar políticas oficiales contra la criminalidad, reportó DPA.

La marcha opositora contó con la participación de los gobernadores de los estados de Zulia, Pablo Pérez; de Miranda, Henrique Capriles, y varios alcaldes, incluyendo al metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma.

Fueron 5.560 los policías movilizados para garantizar la seguridad de las dos marchas y evitar posibles altercados.

Comentá la nota