El régimen accede a un recuento parcial de votos

En medio de las protestas opositoras y las denuncias de fraude en los comicios del viernes pasado, el Consejo de los Guardianes de la Revolución iraní dijo ayer que está dispuesto a recontar los votos de la reelección del presidente ultraconservador Mahmoud Ahmadinejad. Aunque esa revisión sería parcial, sólo en algunos centros de votación donde se sospecha que pudo haber irregularidades.
"Si el Consejo de los Guardianes llega a la conclusión de que se cometieron infracciones como compra de votos o utilización de falsos carnés de identidad, ordenará un recuento" en algunos centros de votación "disputados", indicó el portavoz de los Guardianes, Abas Ali Kadjodai, a la agencia oficial IRNA.

Ahmadinejad fue declarado vencedor en las elecciones presidenciales del viernes con una amplia mayoría de 63% de los votos, frente al 34% atribuido a su principal rival, Mir Hussein Musavi, quien denunció un fraude, tras unos resultados absolutamente sorprendentes comparados con los sondeos previos, que vaticinaban malos resultados para el actual presidente. Según los analistas, la creciente desocupación y pobreza en el país persa no justifican de ninguna manera semejante apoyo al gobierno actual.

Normalmente, el Consejo de Guardianes verifica los resultados electorales en los primeros diez días siguientes a la publicación de los resultados sobre la base de informes del Ministerio del Interior y de inspectores del propio Consejo.

Funcionarios iraníes anunciaron que durante el proceso de revisión estarán presentes, por primera vez, los candidatos perdedores Mir Hussein Musavi y Mohsen Rezaei, quienes han denunciado amplias irregularidades en la elección del viernes.

Sin embargo, los observadores en Teherán dudan de que el Consejo de Guardianes atienda la solicitud de Mussavi de un recuento en la mayoría de los centros de votación, ya que se trata de un órgano cercano a Ahmadinejad.

En tanto, el líder supremo de la Revolución iraní, ayatollah Ali Jamenei, quien tiene la última palabra en todos los asuntos del Estado, respaldó el recuento parcial de los votos que el Consejo de Guardianes realizará en los centros en los que se han presentado quejas sobre un presunto fraude en las elecciones presidenciales.

En declaraciones a la televisión estatal, la máxima autoridad de Irán ha asegurado que si "el recuento de los votos ayuda, se debe hacer en presencia de un representante de cada candidato para que nadie tenga dudas".

El líder de la oposición, Musavi, que reclama la victoria electoral e impugnó oficialmente ante el Consejo de Guardianes la victoria de Ahmadinejad, se mostró ayer diplomático.

Según dijo, no quiere echar más leña al fuego a la situación y llamó a sus seguidores a la moderación y a no celebrar las manifestaciones previstas "por motivos de seguridad", pese a que miles de simpatizantes del presidente salieron a las calles de Teherán jurando fidelidad al presidente y al Líder de la Revolución Islámica.

Comentá la nota