De Rege señaló que lo más importante es que Viedma y San Antonio se sienten a planificar el desarrollo de la costa atlántica

El legislador Mario De Rege (UCR-Bloque Edgardo Castello) informó que próximamente se reunirá con los Concejos Deliberantes de San Antonio Oeste y Sierra Grande, tal como lo hizo con el de Viedma, para hacerlos partícipes de su proyecto de Ley de Ordenamiento Territorial Costero para el Desarrollo de los Recursos Naturales y Turísticos de la Costa Atlántica de Río Negro, ya ingresado para su análisis en la Legislatura.
Dijo que “tenemos que planificar en función de los proyectos de desarrollo en marcha” sobre la costa atlántica. Recordó que su iniciativa contempla un organismo que involucra a lo provincia y a los municipios costeros para consensuar el ordenamiento territorial y la planificación de toda la zona atlántica. Señaló a la agencia APP que el proyecto de Hilda Schlitter ampliando la intervención del municipio hasta Pozo Salado no debe significar “una batalla con San Antonio por el tema del ejido colindante”. “Yo no me voy a expedir hasta dónde tiene que llegar el límite. Yo esa zona la conozco mucho, los campos de Stábile, De Vicenci, vinculados a Viedma. Se sabe que es una zona extraordinaria, quizás lo más lindo de la costa argentina, ya no rionegrina. Pero hay que tratar de buscar el acuerdo en base a otras cosas, priorizar qué queremos hacer con la costa, en qué zonas se va a permitir el desarrollo urbano y en cuáles no”, subrayó.

Señaló De Rege que el proyecto de Ley de Ordenamiento Territorial Costero para el Desarrollo de los Recursos Naturales y Turísticos de la Costa Atlántica de Río Negro “lo empezamos a elaborar hace más de dos años con participación de profesionales como Cecilia Vinci, que es una persona que conoce mucho la costa de Río Negro, que se ha capacitado mucho, y estuvo también el exintendente de Villa Regina, Daniel Miocevic”.

Indicó que “ya lo presentamos como proyecto legislativo e hicimos una de las reuniones previstas con el Concejo Deliberante de Viedma y en poco tiempo más haremos lo mismo con los Concejos Deliberantes de San Antonio y Sierra Grande”.

Destacó que el encuentro con los concejales de Viedma “fue muy bueno y considero que lo positivo es que se hable de estos temas y que se sigan buscando acuerdos. Que pensemos que más allá de esta discusión sobre los ejidos colindantes, sobre los límites entre Viedma y San Antonio lo importante es instalar un concepto de cómo vamos a desarrollar la costa”.

Dijo que “tenemos que planificar en función de los proyectos de desarrollo en marcha, por ejemplo, el del asfalto del Camino de la Costa, que el gobernador Saiz lo gestionó oportunamente ante el BID y que va caminando, en algún momento ese crédito va a salir. Vamos a tener también agua sobre el Camino de la Costa, cuando Nación termine de cumplir el compromiso que tiene de financiar una tercera parte del acueducto ganadero-turístico. También está el tema de la luz que algo se ha avanzado y hay enclaves en la costa rionegrina que ya están desarrollados en sí mismo. Por eso es imperioso que compatibilicemos todo ese desarrollo”.

En cuanto a la reunión que mantuvo con la presidente del Concejo Deliberante de Viedma, Hilda Schlitter, quien presentó un proyecto para que el ejido se extienda hasta Pozo Salado, dijo que “es necesario la ampliación del ejido, porque hay zonas donde el municipio tiene que ejercer su jurisdicción, me parece importante. Lo que sí hay que compatibilizar es que eso no signifique una batalla con San Antonio por el tema del ejido colindante”.

Al preguntársele si esa iniciativa no significa sentar un precedente negativo en función de reivindicar el límite del ejido colindante con San Antonio en la línea departamental, sin resignar Vintter y Nueva León, señaló que “si yo digo que está bien o mal que el límite pase por Pozo Salado me salgo un poco del rol que le corresponde a la Legislatura que es ayudar a que se pongan de acuerdo los Municipios. Yo no me voy a expedir hasta dónde tiene que llegar el límite. Yo esa zona la conozco mucho, los campos de Stábile, De Vicenci, vinculados a Viedma. Se sabe que es una zona extraordinaria, quizás lo más lindo de la costa argentina, ya no rionegrina. Pero hay que tratar de buscar el acuerdo en base a otras cosas, priorizar qué queremos hacer con la costa, en qué zonas se va a permitir el desarrollo urbano y en cuáles no”.

Reflexionó que “la cuestión quizás no pasa por ceder territorialmente, sino que hay que tener inventiva. Si hay un organismo, integrado por los municipios y la provincia, que abarque toda la costa para ordenar, planificar, como lo fija la ley que impulso de Ordenamiento Territorial Costero, la cuestión de la jurisdicción en cierta medida se puede diluir”.

Mencionó a la agencia APP que este organismo supramunicipal “se puede comparar, salvando las distancias, con la Comunidad Económica Europea en su relación con cada país; con este organismo supranacional ya en la frontera entre España y Francia los diferendos son distintos, porque en definitiva hay muchas que son iguales de un lado y de otro de la frontera”.

Enfatizó que “no tenemos que quedarnos en la chiquita del ejido colindante y pensemos en la grande del desarrollo. Nos peleamos por el límite y después en la costa hay un montón de falencias que ninguno de los rionegrinos terminamos de definir”.

De Rege indicó que “la reivindicación del departamento Adolfo Alsina para Viedma está en la Carta Orgánica y está en muchos documentos; es algo que Viedma no reivindica en forma antojadiza. Los pobladores de esa zona son gente de Viedma y el 90% de los pobladores de Pozo Salado son de acá. Lo que está escrito hay que defenderlo, pero a la vez hay que tener la vocación de sentarse, dialogar y tratar de priorizar el principal objetivo. Nosotros no queremos partir la costa en pedacitos, decir esto es mío y esto es tuyo, y dejar sin definir las cosas de fondo”.

Enfatizó que “tenemos que establecer los ámbitos para tratar de ponernos de acuerdo y de acuerdo no solamente en una rayita, hasta acá llego yo y hasta acá llegás vos, sino sobre todo ponernos de acuerdo en qué hay que hacer con la costa, porque en la costa se siguen haciendo cosas de forma que no reúne los requisitos legales, con espontaneidad, con desorden. Por ejemplo en Bahía Creek ya hay un desarrollo espontáneo. Por eso debemos blanquear los lugares que se pueden desarrollar, les tenemos que dar ordenamiento jurídico, y definamos también los lugares que vamos a preservar. Y que esto se cumpla, que haya una ley que se cumpla, donde no se puede hacer nada y alguien va y hace una construcción, el Estado controla y la voltea”. (APP)

Comentá la nota