Regazzoli: "Así es el comportamiento de la gente"

Cristina Regazzoli dice que la gente sigue pidiendo ayuda en su Ministerio pero no sabe bien por qué es menos que antes. Reconoció que hay "algo de folclore preelectoral" pero aseguró que no se juega con las carencias de los pobres.
No sabe pero tampoco le interesa saber. Aunque la ministra María Cristina Regazzoli intentó tomar distancia del escándalo de los subsidios, sus respuestas sólo sembraron más dudas. Primero dijo que la gente no había dejado de pedir subsidios, después reconoció que la cantidad que va ahora es mucho menos que antes de las elecciones pero aclaró que no puede ponerse a analizar el comportamiento de ese sector de la sociedad, y por último reconoció que hay algo de "folclore preelectoral". Lo que si dejó en claro es que desde su Ministerio no se juega con las necesidades de los más desprotegidos.

Durante las semanas previas a las elecciones los pasillos de la planta baja de Casa de Gobierno se vieron atestados de personas que iban con la esperanza de recibir un subsidio que, se supo después, se otorgaron de a miles en pequeñas partes sumaron un monto total millonario. El clientelismo político se mostró en su más pura expresión, la necesidad de la gente utilizada como moneda de cambio para conseguir una adhesión que permitiera hacer diferencia en el acto eleccionario.

Tres días anteriores a los comicios LA ARENA reveló que el Ministerio de Bienestar Social había entregado subsidios a razón de uno por minuto en poco menos de un mes, totalizando 2.188 por un monto total de 1.250.000 pesos. Los subsidios otorgados iban de 300 pesos a 2.500 pesos. En ese listado se consignaban los aportes entregados en los últimos 24 días previo a las elecciones; no tenía en cuenta lo entregado con anterioridad.

En esos días el subsecretario de Políticas Sociales, Pedro Freidemberger, dijo que era algo habitual ayudar a quiénes lo necesitaban, y que nada tenía que ver la cuestión electoral. Pero el 29, el día siguiente al comicio -así lo mostró una foto publicada en este diario- nadie quedaba solicitando ayuda. Antes, durante la campaña, no fueron pocos los que recibieron la promesa de percibir una suma, y así concurrieron munidos de su documento al Banco de La Pampa con la ilusión de cobrar unos pocos pesos para aliviar una situación que les resulta por lo menos complicada. Pero allí se les expresaba que nada tenían para cobrar.

Cuando algunos se animaron a volver a Casa de Gobierno a reclamar por lo que se les había prometido recibieron respuestas difusas: "Están retrasados", "no sabemos qué pasa con ese trámite". Ahora, pasada la urgencia electoral y con los resultados ya conocidos, los beneficiarios tienen temor de que la ayuda económica nunca se concrete, y se dilate tanto en el tiempo que no cumpla su alegado objeto de aportar un paliativo ante la ola de frío y de enfermedades respiratorias.

Llamativo.

Para la ministra Regazzoli no es extraño que la gente haya dejado de concurrir a su ministerio justo el día después en que resultó electa como diputada nacional.

-¿Ministra, no le llama la atención que en plena ola frío y con tanta gripe, de un día para otro se haya cortado la gente que va a pedir subsidios?

-No, nosotros seguimos teniendo gente pidiendo subsidios.

-En los pasillos no se ve. En los días previos al 28 estaba atiborrado.

-Disculpame... el primer día que no tuvimos gente fue el día posterior a las elecciones. Pero después, la gente sigue concurriendo a pedir subsidios, porque la gente sigue teniendo la necesidad.

-¿Hay fondos para esto? ¿Se siguen entregando?

-Por supuesto.

-Hoy una persona dijo que...

-... dice que no lo cobró. No quiere decir que lo tenía que cobrar antes del 28.

-Uno iba los días previos, y estaba lleno de gente. Ahora va, y no está lleno.

-Siempre hay gente. Nosotros no podemos salir a buscar la gente. La gente va, golpea la puerta, y pide. Se le hace la visita social, que quiero recalcar que el señor que dijo que no lo había cobrado aún pero si se refirió a la visita social; se hace la visita social, y si le corresponde, por supuesto que se le da. Pero no significaba que iba a ser antes del 28 de junio. Nosotros seguimos trabajando. Y en cuanto a los fondos, te quiero aclarar que la Cámara de Diputados por ley sancionada por el Poder Ejecutivo 2490, que fue votada por unanimidad, nos dio aumento en las partidas para atender, casualmente, por la crisis, por el invierno, para atender todo este tipo de requerimiento de acción social. Por lo tanto nosotros las partidas reforzadas las hemos tenido gracias a los diputados.

-Insisto: ¿a que se debe que antes de una fecha hubiera tanta gente pidiendo subsidios, y después...?

-Yo no te puedo responder por lo que hace la gente. Nosotros atendemos de la misma manera si van muchos o pocos. Siempre atendemos los casos.

-¿Pero por qué esa diferencia, primero mucho y después nada?.

-No te lo puedo responder, porque la gente...

-¿No es llamativo?

-Nosotros siempre hemos tenido mucha gente, quizá no tanto como en el período preelectoral, pero el comportamiento de la gente yo no me puedo hacer ni responsable ni asumir el comportamiento que tiene la gente. Quizá en ese momento se presentaban porque hace al folclore preelectoral, pero no hace a las conductas que tenemos nosotros frente a la necesidad de la gente.

Comentá la nota