Regalías: Gioja no quiere que se cambie cómo se distribuyen

Fuentes calificadas dijeron que el gobernador cree que no es oportuno.
El proyecto de modificación del sistema de reparto de las regalías mineras quedó en el freezer, al menos por ahora. La iniciativa es del diputado justicialista Daniel Tomas y propone reducir a la mitad lo que cobra el municipio donde está el emprendimiento y que el resto, se distribuya entre todas las otras comunas que no tienen minería a gran escala. Una alta fuente del gobierno provincial aseguró que José Luis Gioja le bajó el pulgar a este intento, porque "no es el momento para discutirlo". La idea había causado malestar entre los intendentes de municipios mineros, porque decían que iban a perder plata.

El proyecto se conoció el fin de semana y apenas salió a la luz, generó reacciones en Iglesia, Jáchal y Calingasta, los tres municipios con gran minería. Los intendentes Mauro Marinero, Jorge Barifusa y Robert Garcés se quejaron y sugirieron que en lugar de sacarles plata a ellos, se meta mano en las regalías que van a rentas generales provinciales y que con eso se asista a los otros departamentos que no reciben el beneficio. Barifusa y Garcés se lo hicieron saber al gobernador el sábado, en una breve diálogo que tuvieron en la sede del PJ.

El proyecto no sólo cuenta con el impulso de Tomas. Hay otros legisladores de departamentos sin minería, como el albardonero Juan Carlos Abarca y el rawsino Hugo Díaz, que quieren que avance para beneficiar con el goteo de la minería a todos los municipios. Sin embargo, en el Ejecutivo no convence y en Casa de Gobierno aseguraron que no se discutirá en el recinto legislativo.

La fuente le dijo a este diario que en ningún lado existe un sistema como el que propone la iniciativa y que no es el momento para discutirlo en el seno de la Cámara de Diputados. Inclusive, afirmaron que el gobernador lo charló con el autor del proyecto.

Actualmente las regalías que las empresas pagan por cada proyecto se liquidan así: el 3% del valor de boca mina (mineral sin transformación) se reparte en un 70% para la provincia (rentas generales), 20% para el municipio donde está la mina y el 10% restante para la Dirección de Minería.

No es la primera vez que se pone sobre el tapete la distribución de los dividendos mineros. En 2007, se desató una fuerte polémica por un cambio que promovió el Ejecutivo, que recortó lo que recibían los municipios que era 33% y a la Dirección de Minería que era el 12%, para aumentarle a la provincia que recibía el 55%.

Comentá la nota