Regalías: Gioja aún no opina

"Todavía no he visto el proyecto, cuando lo vea voy a opinar", dijo ayer el gobernador José Luis Gioja en un acto en Chimbas sobre una iniciativa en la que trabajan diputados del bloque oficialista. Se trata de reducir a la mitad los beneficios que ya reciben los departamentos con actividad minera -a Iglesia y Jáchal ya les pagan y a Calingasta le tocará cuando entre en producción Casposo- para repartirlo entre los demás municipios, no mineros.
Según la legislación vigente los municipios con minería reciben el 20 por ciento del total de regalías que liquida la empresa por cada emprendimiento. La idea de un proyecto de ley que está en elaboración, a instancias del titular de la bancada, Daniel Tomas, es que el 10 por ciento quede para el municipio donde está la mina y el otro 10 se distribuya, con un criterio que todavía no está definido, entre las otras 16 comunas que no tienen explotaciones.

En la práctica, Iglesia y Jáchal están recibiendo el 33 por ciento porque cuando se sancionó una modificación a la ley de regalías mineras, en noviembre del 2007, Veladero ya estaba en explotación y Gualcamayo ya tenía el plan de impacto ambiental aprobado.

La sola mención de la idea de cambiar el reparto ya generó el rechazo de los 3 intendentes con emprendimientos mineros. Mauro Marinero (Iglesia), Jorge Barifusa (Jáchal) y Robert Garcés (Calingasta), adelantaron su oposición al proyecto. Y ayer se afianzaron las posturas a favor y en contra entre los diputados provinciales.

Los 3 diputados de los departamentos con actividad minera, Jorge Espejo (Iglesia), Horacio Espejo (Jáchal) y Mario Romero (Calingasta) salieron a defender el reparto de los fondos como está ahora.

"Las regalías son una suerte de indemnización por el impacto negativo que va a significar para Iglesia cuando la actividad minera se termine", dijo el iglesiano Espejo. Su par, el jachallero Espejo, sostuvo que "vamos a defender los montos de regalías a rajatabla porque se trata de recursos no renovables y hay que generar fuentes de trabajo para cuando no haya más minería". Romero, de Calingasta, dijo que "no podemos permitir que esos recursos se distribuyan de otra manera".

Entre los alineados con modificar el sistema de distribución están los diputados de departamentos sin emprendimientos mineros como Juan Carlos Abarca (Albardón). "El lugar del que se extrae el mineral debe ser el más beneficiado, pero debe haber algo para el resto", dijo Abarca. El rawsino Hugo Díaz expresó que "los beneficios deben ir para todos los departamentos". Y el ullunero Jorge Gil habló de "acompañar un reparto más justo".

El destino de los recursos de las regalías hace rato que viene con polémica, sobre todo en Iglesia, donde en algún momento estuvieron los fondos inmovilizados y sin aprovecharse y después estuvieron depositados en un plazo fijo y con los intereses la comuna pagaba ayudas sociales, cuando por ley se deben destinar para obras.

Comentá la nota