Refuncionalizarán las galerías del Puente Uruguay para la temporada

A días de iniciarse la temporada de verano, la Agencia Córdoba Turismo refuncionalizaría las galerías del Puente Uruguay de Villa Carlos Paz, con la intención de completar un nuevo paseo turístico que se inauguraría a mediados de enero.

La noticia fue confiada a este medio por fuentes allegadas al titular de Turismo provincial, Gustavo Santos, quien estaría "personalmente" al frente de las gestiones. La intención de la cartera que preside Santos, sería dar una utilidad turística a las galerías que se construyeron por debajo del paso de la Ruta 38.

En una primera instancia se colocarían nuevas luminarias en la misma galería, al tiempo que se realzarían las luces ubicadas en las arcadas del paso sobre el río San Antonio. Asimismo se pintarán las paredes, que -desde la finalización del puente- sirvieron como panel de numerosas proclamas de amor y que fueron adornadas con grafittis y dibujos.

Esta etapa inicial servirá para dejar en condiciones las galerías, y poder encarar una segunda parte; donde se pondrá en funcionamiento un paseo turístico, del cual aún no se dieron mayores precisiones.

Si bien aún no hay nada confirmado al respecto, al momento de presentar el proyecto, José Manuel de la Sota (quien por entonces ejercía el cargo de gobernador) había sostenido: "Nuestra idea sobre la calle peatonal es avanzar en que sea un verdadero paseo, con una oferta comercial que valga la pena ir a recorrerla, además he visto la rampa lateral que va a permitir una circulación fluída(...) habrá que definir los detalles de decoración, embellecimiento, una cosa que sea sobria pero también llamativa".

Sobre las reformas, voceros indicaron que los trabajos se realizarán "lo antes posible", con la esperanza de poder "dejar el puente en condiciones el 15 de enero", en el momento más fuerte de la temporada.

Cabe mencionar, que numerosos vecinos habían manifestado en reiteradas veces su preocupación por el "estado de abandono" y la inseguridad que reinaba (de noche) en el paso peatonal; donde se producían asaltos, se reunían bandas de jóvenes a tomar alcohol y se cerraba "virtualmente" el paso a turistas y familias.

También era común ver la suciedad en las escaleras de acceso a las rampas, donde era común sentir un fuerte olor a orina y materia fecal; en tanto que -violando las normas establecidas- varios pescadores se apostaban en las barandas, con los pies colgando del puente, para poder lanzarse sus anzuelos al agua.

Comentá la nota