El refuerzo que faltaba

Coco pedía un delantero con gol y adivinen quién quiere volver... ¡Delgado! Ayer pasó por el club, tiene la venia del DT y de Román. Parece difícil.
No es descabellado". ¿No? ¿Sí?

El asombro se transformó en noticia, y luego de la consulta directa con las fuentes, llegó la confirmación. No es un texto de ciencia ficción, pero atenti, las líneas que siguen pueden acelerar más de un corazón: Marcelo Alejandro Delgado, el Chelo en criollo, quiere volver a Boca. Y ya habló con Basile.

Si todavía hay aire, habrá tiempo entonces para desglosar y entender una situación que se empezó a correr por lo bajo ayer en Casa Amarilla y que sorprendió hasta a los propios dirigentes de Boca.

A primera mano, su presencia se tomó como una nota de color, como ex futbolista del club que se acercó a saludar a sus viejos compañeros y, de paso, relojear a los pibes de Inferiores. Pero...

Luego de observar el partido de la Cuarta junto a Coco, ingresó al vestuario, se cruzó con un par de directivos, e incluso charló con el Profe Dibos y los demás colaboradores del DT, a quienes conoce de su último paso por el club. Después, sí, se fue a almorzar con sus amigos Ibarra y Riquelme. Y hete aquí la otra pata clave de esta historia.

"Los únicos amigos que me dio el fútbol son Ibarra y el Chelo Delgado", suele repetir Román. Se sabe, su palabra es escuchada. Ya influyó para lograr la continuidad del Negro (lo llamó para convencerlo) y ahora quiere apuntalar el sueño del regreso de su otro amigo. Desde el entorno del Chelo, se dice que su intención es "retirarse de otra manera", según le contaron a Olé. Su idea es jugar un año y luego, sí, dar las hurras de manera definitiva. Se desconoce su estado físico, aunque sale a correr todos los días por su cuenta (a simple vista, no pareció perder su esbelta figura). A los 36 pirulos, su último partido fue el 3/12/08 con la camiseta del Barcelona, de Ecuador. Ya hace un par de meses se afincó en Argentina y últimamente se vinculó al rubro empresarial-futbolístico.

¿Qué onda Basile y los dirigentes? A Coco le interesa la idea. Ya había reclamado desde Europa la llegada de "un delantero con gol" y el Chelo cumple con esas características. A pesar de que es una incógnita cómo está físicamente, el DT guarda muy buenos recuerdos de la época anterior, e incluso ya lo dirigió en Racing. Es más, en el viejo ciclo, su dupla titular iba a ser Delgado-Palermo, pero la pelea del Chelo con Macri lo devolvió de la gira y le hizo perder lugar. Ahora, su deseo era sumar a Bergessio, pero ante la negativa de San Lorenzo, no vería con malos ojos la vuelta del Chelo. De hecho, ya habló con Ameal acerca del tema, pero el presidente le bajaría el pulgar. Por la cabeza de los principales directivos no tiene sustento la chance de incorporarlo, aunque algunos, ante la consulta de este diario, hayan esbozado que el jugador "les encanta". No quieren tapar a Mouche, la gran apuesta, y además son conscientes de que su arribo sería desprolijo, teniendo en cuenta que ya desarrolló funciones como empresario. Ah, y un detalle que alguien involucrado en la operación deslizó al momento de analizar el escenario. ¿Cómo repercutiría en Mouche, quien ya se imagina de acompañante de Palermo, la llegada de un futbolista consagrado pero que hace 256 días que no juega?

Gunino, Medel, Rosada, Insúa, Delga... ¿El refuerzo que faltaba?

Comentá la nota