Refuerzan estrategias ante la contaminación de las aguas

Organizaciones ambientalistas definieron diversas acciones para revertir los problemas ambientales que afectan a los ríos Limay, Neuquén y Negro.
“Impulsar en cada localidad de la cuenca la firma ciudadana de un petitorio que alerta sobre la eutrofización y contaminación de la cuenca del Lago Nahuel Huapi y los ríos Limay, Neuquén y Negro a fin de ser presentadas ante autoridades de niveles provincial y municipal de las provincias involucradas”, fue uno de los conceptos destacados del último encuentro del año de la asamblea de ciudadanos a favor de la sanidad de la cuenca y los mencionados ríos.

La decimocuarta reunión, realizada días pasados en esta ciudad, contó con la participación de diversas organizaciones ambientalistas de la región como así también vecinos preocupados por la problemática ambiental.

Explotación minera

La asamblea expresó su enérgico rechazo al proyecto de explotación minera a cielo abierto en el cerro Tres Puntas del paraje Campana Mahuida “que afectaría gravemente al río Agrio, afluente del río Neuquén, comprometiendo no sólo a la población de la zona y localidades cercanas como Las Lajas sino al conjunto de la cuenca”.

Según los representantes de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Campana Mahuida (Avacam), la iniciativa provocará la desaparición del mencionado cerro “con la extracción de 120 mil toneladas de piedra diaria y el uso de 60 mil toneladas de ácido sulfúrico.

Dada la gran demanda se propone hacer una planta de ácido en esa mina y también harían una planta generadora eléctrica quemando gas lo que generará mayor contaminación”.

Como antecedente, señalaron las representantes de Avacam, está la experiencia de la Asociación de Vecinos Autoconvocados de Loncopué (AVAL) quienes accionaron judicialmente y lograron parar un proyecto que no contaba con el estudio ni la auditoria ambiental correspondiente.

Saneamiento del arroyo Durán

También la asamblea decidió acompañar la exigencia de la Comisión Vecinal del barrio Río Grande respecto al saneamiento y liberación del camino de sirga correspondiente al arroyo Durán, curso de agua natural que forma parte de la cuenca del río Limay “que debe ser recompuesto y preservado por las autoridades responsables, superando la inacción por superposición de jurisdicciones y entes pertinentes”, manifestaron.

“Las autoridades consideran al arroyo Durán un canal, un desagüe pluvial o un curso recolector de desechos”, sostuvieron los miembros de dicha comisión vecinal y señalaron que el área Recursos Hídricos de la provincia es la autoridad responsable de esta situación que tiene un convenio con la Municipalidad.

Además expresaron que “por recorrer la ciudad de Oeste a Este, el arroyo está siendo utilizado como un recolector de desechos, que ya tiene un alto grado de contaminación”.

Durante el encuentro los vecinos mostraron fotografías del cauce con animales muertos, electrodomésticos, bolsas de residuos y materiales diversos.

Mencionaron que un grupo de investigadores de la Universidad Nacional del Comahue detectaron no menos de diez diferentes bacterias patógenas, resistentes varias horas fuera de su ambiente en el lecho del arroyo.

“Hay graves enfermedades en niños de familias que viven en proximidades del canal confirmadas por médicos”, aseguraron.

Los vecinos propusieron que se lleve a cabo una petición concreta que considere el arroyo como parte del río Limay y generar acciones para la inclusión de esta problemática en la agenda del Gobierno.

Planta Tronador

Los ambientalistas hicieron hincapié en la situación no resuelta de la Planta Tronador agravada por la propuesta de establecer un asentamiento habitacional en terrenos lindantes al predio de la misma lo que incrementa el riesgo sanitario de la población expuesta a convivir con vertidos cloacales no tratados.

Un vecino explicó que “a una toma de terrenos en el barrio se le prometió reubicación junto a la planta lo que complicaría aún más la ya comprometida situación caracterizada por el colapso socioambiental de ese sector de la ciudad”.

Contaminación petrolera

Por su parte, el ingeniero Luis Durán, quien se desempeñó en el área Hidrocarburos de la provincia, afirmó que la zona tiene ríos muy expuestos a la contaminación petrolera sobre todo en Senillosa y Centenario.

“Si bien con la desregulación y privatización de la actividad aparecen las normativas medioambientales, que exigen estudios de impacto, control de las obras y procesos, son comunes las excepciones dadas por la Secretaría de Energía de la Nación”, señaló Durán.

Mencionó como ejemplo las dificultades existentes para que se cumpla la legislación vigente que, en ocasión de exigir el cierre preventivo de un yacimiento ordenado por Nación, éste no se pudo efectivizar por la negativa explícita de la empresa a acatar la orden.

“En yacimientos más cercanos a los ríos para los cuales se han pedido válvulas de cierre automático, las empresas rechazan su implementación por su alto costo”, sostuvo Durán.

Entiende que el tema ambiental es un tema económico. “No los asusta nada, excepto cuando uno les saca fotos a los derrames y situaciones irregulares”, aseveró.

“No pueden pedir préstamos en las bolsas de valores internacionales si atentan contra el medio ambiente”, agregó.

Por eso recomendó a los grupos ambientalistas documentar por medio de fotos y videos los delitos que se cometen “ya que la publicidad de esos actos es lo único que tratan de evitar por todos los medios”.

Degradación ambiental

Irina Gari, estudiante de Geografía de la Universidad Nacional del Comahue, expuso durante la asamblea acerca de la problemática de la degradación ambiental de la cuenca.

Integrante de la Fundación Ecosur, Gari presentó diversos materiales sobre conflictos ambientales de esta ciudad y de los valles inferiores de los ríos Neuquén y Limay. “Más allá de los focos de contaminación, de los fluidos, los vertidos, la eutrofización y otras cuestiones de contaminación directa hacemos hincapié en lo que tiene que ver con la degradación y la determinación de áreas de conflicto. Una es la pérdida de suelo productivo por el avance de la industria petrolera y la urbanización en áreas de riego”, manifestó.

“La pérdida de tierras agrícolas las consideramos como una cuestión de degradación porque son tierras que tienen lo que se denomina trabajo históricamente acumulado que tienen una historia de inversiones y esfuerzo de numerosos pequeños y medianos productores”, explicó Gari quien afirmó que estos problemas han crecido de manera “exponencial” en los últimos años.

Presentaciones y exigencias

Los ambientalistas anunciaron la elaboración de un documento que refleje todas estas cuestiones de contaminación en el marco del concepto integrador de cuenca con el fin de presentarlas durante el mes de diciembre a los Concejos Deliberantes de las localidades que forman parte de la cuenca.

Además decidieron incorporar las situaciones relevadas durante la asamblea en la Defensoría del Pueblo de la Nación con el propósito de ampliar el expediente por la contaminación de la cuenca y generar prueba disponible para interjurisdiccionalizar las denuncias que comprometen a entes y niveles de Gobierno.

Acordaron apoyar la promulgación de legislación que prohíba la minería a cielo abierto en consonancia con lo logrado por la movilización popular en provincias como Río Negro, Chubut, activando el tratamiento de proyectos presentados en la Legislatura de Neuquén.

Exigirán el cumplimiento de la obligación de incorporar la Educación Ambiental en todos los niveles del sistema educativo.

Por otra parte, los ambientales adelantaron que en la próxima temporada veraniega organizarán diversas actividades reivindicativas del acceso a espacios públicos ribereños en la ciudad de Neuquén.

Comentá la nota