Refuerzan los controles en Ezeiza

Equiparon un sector de la aeroestación para atender a eventuales pasajeros portadores del virus; "Evitar el ingreso de la enfermedad al país es imposible, pero tenemos que impedir que se difunda", destacó el director de Epidemiología bonaerense.
El temor generalizado por la rápida propagación de la gripe porcina no pasó desapercibido en la Argentina, y el aumento creciente de pacientes infectados por el virus provocó el refuerzo de los controles en el aeropuerto internacional de Ezeiza, donde se destinó un sector para atender a los pasajeros presuntamente infectados.

El ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, anticipó en declaraciones a Radio 10 que durante el trancurso del día le pedirá a la ministra Graciela Ocaña mejorar el equipamiento dispuesto en Ezeiza y montar un hospital de campaña en la aeroestación para controlar la fiebre de los que lleguen desde las zonas donde hay enfermos de influenza.

Además, precisó que se les solicita a los pasajeros que provienen de las zonas más afectadas que presten una declaración jurada en caso de presentar alguno de los signos propios del virus.

"Evitar el ingreso de la enfermedad a la Argentina es imposible, pero tenemos que impedir que el virus se difunda", señaló esta mañana Mario Masara Wilson, director de Epidemiología bonaerense.

En declaraciones radiales, el médico precisó que todas las personas presuntamente infectadas mantuvieron algún tipo de contacto en los últimos 15 días con la ciudad de México.

Y apuntó que el problema de esta "enfermedad del viajero" reside en la potencia, la virulencia y la alta agresividad que presenta el virus.

En tanto, continuaban en la principal terminal aérea del país los controles reforzados a los viajeros que llegaban desde los Estados Unidos y México, países donde el virus cobró gran cantidad de víctimas.

Comentá la nota