Reforzar el perfil dialoguista

Con la designación de Ernesto Seguel en Educación, el Gobierno priorizó a un funcionario con experencia en resolución de conflictos laborales.
Un nuevo capítulo dentro de las modificaciones que se vienen realizando en el Gabinete provincial se cerró esta semana con la confirmación de que Ernesto Seguel asumirá como secretario de Estado de Educación, Cultura y Deporte.

Como se sabía en los pasillos de calle Roca, el ministro de Gobierno, Trabajo, Justicia y Derechos Humanos, Jorge Tobares (ex mandamás en Educación), se oponía a esta designación, pero sus esfuerzos por evitar el arribo de Seguel fueron en vano.

El propio gobernador Jorge Sapag se encargó de aclararle a Tobares en qué lugar pretende que se desempeñe. Lo llamativo fue que el ministro incluso le comentó al mandatario provincial que estaba dispuesto a ceder su ministerio si lo dejaba a cargo de esta flamante secretaria de Estado.

La elección del secretario de trabajo en el gobierno anterior no fue casualidad ya que se trata de un dirigente especializado en la resolución de conflictos laborales. De hecho, ése fue el argumento esgrimido desde el entorno del gobernador.

En esta sintonía, horas después de su nombramiento, Seguel afirmó que tiene un perfil "dialoguista" y que trabajará con todos los actores del sector. "Tengo formación académica en ciencias políticas, trabajé en carteras de trabajo y en mediación con formación en el diálogo", sostuvo.

Es probable que Sapag haya realizado un análisis del contexto político y social de la provincia, con la relación con el gremio docente ATEN de por medio, para inclinarse por Seguel.

Precisamente desde el sindicato que conduce Marcelo Guagliardo llegaron las críticas al nombramiento. Quien contestó a los cuestionamientos fue la vicegobernadora Ana Pechen, que aseguró que ATEN debe ocuparse en su seno de los temas que le competen, de la misma forma que es el Ejecutivo el que define cómo se compone el Gabinete.

Habrá que esperar a los próximos meses para analizar si fue acertada la decisión de poner al frente de Educación a un funcionario con este perfil.

En este capítulo lo que aún resta saber es quién será el nuevo subsecretario de Deportes y Cultura, cargo para el que no existe un candidato que esté por encima del resto.

El precio del gas

El martes se frustró la reunión en la que los gobernadores de la Organización de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) presentarían a la Nación su propuesta para aumentar los precios de los hidrocarburos.

El encuentro se suspendió y se dio inicio a una ronda de reuniones entre técnicos de las provincias, el Gobierno nacional y las empresas petroleras. Se espera que en unos 10 días se consensúe un incremento en los precios del gas en boca de pozo. La cuestión más compleja es cómo se trasladará su impacto hacia los usuarios, teniendo en cuenta el escándalo que se desató con el último aumento que intentó aplicar la Nación.

En medio de esta puja, los gremios paralizaron la producción de gas en protesta unos 250 despidos y el incumplimiento de los tratos anteriores por parte de las empresas, y afectaron a las industrias de Buenos Aires y a algunas centrales térmicas. El viernes se llegó a un frágil acuerdo que debe ser rubricado entre mañana y pasado. Pactaron que no habrá más despidos por poco más de un mes. Sucede que hasta que no se resuelva el tema de fondo, los precios, cualquier acuerdo está destinado al fracaso.

Si bien Sapag aclaró que su relación con el Gobierno nacional no cambió, su reclamo por el aumento de los valores de los hidrocarburos tomó un tono más vehemente desde lo discursivo en las últimas semanas. Es que está por cumplir dos años de gestión y su demanda sólo ha tenido pequeños avances como la implementación de los programas Petróleo, Refino y Gas Plus y el incremento en el precio del gas que pagan las usinas térmicas. Pero la mayor parte del fluido de Neuquén va a parar a los hogares, que pagan los precios más bajos de la región. Mientras, las reservas de la provincia se esfuman y los ingresos por regalías no alcanzan para cerrar los balances de la administración.

Sobisch, en la Justicia

Otro hecho saliente fue la presentación en la Justicia del ex gobernador Jorge Sobisch por la causa de la "zona liberada" en un enfrentamiento entre trabajadores de la UOCRA y docentes que se estaban manifestando, que ocurrió el 30 de marzo de 2006 en Plaza Huincul. Está sospechado de "abuso de autoridad e incumplimiento de deberes de funcionario público".

Ni siquiera el día que debió presentarse a declarar, dejó su actitud altanera de lado.

La postal fue el ex gobernador montado a su auto con los brazos en alto rodeado por un par de centenas de seguidores, como si hubiera ganado la Gobernación.

Pero lo más preocupante, más allá de la arrogancia de quien fue el mandamás por varios años en esta provincia, es su particular visión de la Justicia. Sobisch dijo que no tiene "nada que hablar con el juez" y denunció una "presión política" organizada por los gremios.

Sobisch sabe muy bien lo que dice cuando habla de presión política hacia la Justicia. Conoce como nadie los mecanismos para viciar la independencia de poderes en Neuquén. Por eso para él es natural que la Justicia esté influida por la política.

El ex gobernador pudo elegir la sobriedad para presentarse a declarar en un tema tan delicado como es la causa por la zona liberada. Pero, fiel a su estilo, eligió hacerlo con su habitual parafernalia proselitista.

Y si, como aseguró ayer, él no dio la orden de liberar la zona, ¿qué mejor que explicárselo al juez y demostrar su inocencia?

Comentá la nota