“Reformar una Constitución sólo para una reelección es una inmensa ancla en el pasado”

“Reformar una Constitución sólo para una reelección es una inmensa ancla en el pasado”
El senador nacional por Santiago del Estero dijo que el país no necesita de proyectos personales.
Cobró notoriedad cuando todas las cámaras de televisión enfocaban cada gesto suyo. Con su voto, aquella madrugada del 17 de julio, el senador nacional por Santiago del Estero, Emilio Rached (UCR), forzó el desempate del vicepresidente Julio Cobos y la polémica Resolución 125 (incrementó las retenciones móviles) pasó a la historia.

De paso por Tucumán, el ex intendente de Pinto se muestra confiado en que todo el arco dirigencial opositor pueda dar las muestras de madurez política que la sociedad reclama. Pero, según interpreta, esos gestos de grandeza no son emulados por referentes provinciales; entre ellos, el gobernador José Alperovich.

El senador no tiene dudas: impulsar una reforma constitucional para posibilitar un tercer mandato es nefasto para el fortalecimiento institucional. “Es una muestra cabal de errores que se cometen en muy pocos países. Este tipo de errores tiene, primero, un gran perjudicado, que en este caso sería el pueblo de Tucumán. Es un fenómeno que no sirve no sólo en esta provincia, sino en ningún distrito. Y tampoco es un buen ejemplo; de hecho, las democracias avanzadas nos demuestran cómo debe ser el ejercicio del poder: a lo sumo, una sola reelección”, analizó.

Rached considera que, además de la sociedad, el otro perjudicado es aquel dirigente que promueve su reelección indefinida. “Se considera propietario de la idea, pero siempre hay un más allá de cada gobierno. Cuando uno se retira de la función pública se somete a un juicio ante la sociedad. Por eso creo que el segundo perjudicado será el propio gobernador Alperovich”, vaticinó.

El senador entiende que este tipo de discusiones frenan el desarrollo y el fortalecimiento del país. “La prueba de Tucumán es perfecta; una reforma constitucional para una reelección es una inmensa ancla en el pasado. Haberlo planteado ya es un error. Y si se concretara sería un grave error político para todos, porque la sociedad espera actitudes de grandeza de la clase dirigente. Con esto, lo único que se demuestra es la pobrísima visión que tienen algunos”, disparó.

Rached está convencido de que la oposición debe superar los proyectos personales si pretende ganar en los comicios legislativos de octubre. “No creo en los personalismos. Vivimos un momento de transición, que indefectiblemente debe contar con estructuras partidarias sólidas. El país no puede seguir apostando a estructuras inventadas, es imposible que mejoremos la calidad institucional si no mejoramos las instituciones. Hay que apostar a los partidos”, dijo.

El santiagueño planteó que, con urgencia, los opositores deben conformar un amplio frente político. “Hay que trabajar en una coalición nacional que vaya mucho más allá de lo electoral. Lamentablemente, hoy en el país vivimos inmersos en una sensación de unicato muy fuerte. Esto empobrece, todos somos testigos de los errores que se cometen por el ejercicio y el desgaste que genera el híperpresidencialismo. Por eso, triunfar de manera contundente en octubre sería notificar al kirchnerismo, en términos reales y concretos, de una realidad que intenta negar. Porque si hay algo que caracteriza a este Gobierno, eso es el enceguecimiento y la tozudez para negar las realidades de las que son víctima la mayoría de los argentinos”, concluyó.

Comentá la nota