No a la reforma política/Por Lorena Rossi*

Viedma.- (APP) Habiendo tantos temas estructurales que debieran tratarse en la Cámara Baja , el kirchnerismo concentra sus energías en una Reforma Política que nada tiene que ver con una agenda parlamentaria que realmente solucione los problemas de los argentinos haciendo del congreso un espacio plural y abierto con capacidad de construir políticas de Estado consensuadas que a mediano y largo plazo un proceso de desarrollo económico, social e institucional.
No hay que mejorar el Proyecto de Reforma Política del Ejecutivo, hay que votar No porque es una reforma que en vez de darle a los ciudadanos más potencial político y libertad civil a la hora de elegir, lo condiciona, es una reforma que en vez de modernizar el sistema político argentino, lo hace más conservador pues tiende a volver al bipartidismo.

A este proyecto le faltan herramientas modernizadoras, no contiene la posibilidad del voto electrónico, la boleta única y es cuestionable la constitucionalidad de obligar a los ciudadanos a votar en una interna partidaria.

En vez de una Reforma Política que solo tiende a reconstruir el poder K , deberíamos estar trabajando en devolver a las Provincias la capacidad de decisión y los recursos que les permitan manejarse con la autonomía que les aseguran la Constitución Nacional y las leyes correspondientes, asegurar la capacidad del Estado para proveer, con equidad y calidad, los bienes públicos esenciales: educación, salud, seguridad y justicia; así como los instrumentos que aseguren la superación de la pobreza de manera sostenida, combatir la corrupción y la ineficiencia en la administración pública, generar y defender los instrumentos e incentivos que promuevan la producción como base del crecimiento estable y sostenido, defender los derechos de los ciudadanos, en especial los grupos vulnerables y trabajar para mejorar en serio su calidad de vida.

Deberíamos estar trabajando en la reforma integral del sistema Judicial, comenzando por el Consejo de la Magistratura, de modo que asegure transparencia y eficiencia a las decisiones judiciales. Deberíamos estar revisando todos los instrumentos y acciones relacionadas con la seguridad; las decisiones que han bastardeado la obligación del Estado de proveer información estadística confiable o del sistema impositivo vigente, de modo de asegurar equidad; simplicidad; generación y sostenimiento del empleo y el incentivo para el desarrollo de actividades y sectores relevantes.

Este Congreso debería estar concentrado en crear instrumentos que reformen la inequidad y el centralismo existentes en la distribución de los fondos públicos hacia las Provincias y brindando a la ciudadanía herramientas legislativas que aumenten el control judicial sobre las actividades públicas y castiguen la corrupción. Este congreso debería trabajar en un sistema de evaluación y control de impacto de las políticas sociales o en la creación de un área del Congreso nacional que le de capacidad de evaluación y control de las políticas del Poder Ejecutivo.

De todo esto seguramente nos ocuparemos en el nuevo Congreso a partir del 10 de diciembre puesto que ahora la agenda parlamentaria la impone el oficialismo según les indican desde la Casa Rosada. (PRENSA ROSSI)

Comentá la nota